www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La querencia chavista de Zapatero

sábado 04 de junio de 2016, 09:37h
Sabida es, por mucho que lo nieguen, la admiración podemita, con Pablo Iglesias y Monedero a la cabeza, hacia Hugo Chávez. Desaparecido el comandante, trasfirieron su fascinación -bien recompensada- a Nicolás Maduro, guardián del tarro de las esencias chavistas. Menos conocida era la querencia chavista de José Luis Rodríguez Zapatero, que esta primavera ha estallado con fuerza. El expresidente del Gobierno español estuvo hace nada en la patria de Simón Bolívar, lanzando a los cuatro vientos que iba con la misión de mediar entre Maduro y la oposición. Aunque, curiosamente, Zapatero, en esa misión, forma parte de la Comisión de la Verdad, la Justicia y Reparación de las Víctimas, impulsada y orquestada por el propio chavismo, y rechazada por la oposición como un paripé.

Como era previsible, los resultados de ese viaje no fueron ciertamente brillantes en esa mediación, más allá de hacerse la foto, muy sonriente, con el mandatario bolivariano, algo que, sobre todo, es a este a quien beneficia. Pero ahora no solo ha vuelto -repetirá la foto-, sino que parece que quiere tener en exclusividad las visitas a Venezuela, no vaya a ser que otros acudan no para retratarse con el presidente, como ya ocurrió con su correligionario Felipe González, a quien los chavistas pusieron todo tipo de trabas e impidieron que viese a Leopoldo López.

Igual que se lo impidieron a Albert Rivera, al que, como ayer confesó él mismo, Zapatero desaconsejó que fuera a Venezuela. Rodríguez Zapatero le habló de su excelente relación con Maduro, y de que él era la persona adecuada para ir al país, mientras que otros tenían que pensárselo. Ante tal recomendación, Rivera pidió opinión a Felipe González y este le dijo que sí era más que conveniente que fuera a la nación caribeña. El señor Zapatero haría bien en recordar el “arar en el mar” de Bolívar para aplicarlo a sus intentos desde el buenismo de convencer a Maduro de que dialogue de manera verdaderamente democrática con la oposición, a la que los ciudadanos dieron una confianza mayoritaria abrumadora en la última cita electoral. Pero, por el camino que lleva, parece que prefiere sumarse como miembro destacado y entusiasta al club de fans de Maduro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

0 comentarios