www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Madrid: la “ciudad privada” de Carmena

lunes 13 de junio de 2016, 09:23h

Paseo del Prado y Castellana de Madrid estaban ayer domingo cerradas al tráfico por capricho de Manuela Carmena, provocando un caos circulatorio descomunal, a pesar de lo reducido del tráfico. En el caso del Paseo del Prado se trata ya de una constante desde su llegada al ayuntamiento, y la Castellana va por el mismo camino: dos de las principales arterias viales de la capital, inutilizadas por sistema para que las tomen cuatro ciclistas o patinadores.

Se trata de una medida tan absurda como excesiva, igual que otras tantas adoptadas en este sentido por Carmena. Habilitar espacios públicos para la práctica de deporte o actividades de ocio es algo positivo, siempre que se haga con sentido común, que no con la voluntad sectaria de imponer un determinado estilo de vida a todos. En muchas calles madrileñas tienen ahora prioridad los ciclistas, lo que ha ralentizado aún más el tráfico.

Es un detalle más que, unido a otras “ocurrencias” tales como poner huertos urbanos en lugar de terrazas en algunas plazas emblemáticas, el esperpento de la Cabalgata de Reyes o proponer que los niños recojan colillas, revela en qué manos se halla la capital de España. A ello hay que añadir el deterioro del pavimento, una suciedad galopante y una pérdida de interés inversor con despropósitos como la fuga del grupo Wanda o el carpetazo a la operación Chamartín. Madrid es, cada día más, una ciudad donde lo público se ha puesto al servicio de los clichés privados de la izquierda radical. Y donde curiosamente, se va haciendo realidad la privatización de lo público, confiscando las calles. Hace ya muchos años, cuando le dijeron a Kundera que definiera el sistema comunista de los entonces países sometidos al régimen soviético, no lo dudo: lugares –dijo- “donde todo está al revés: lo público se privatiza y lo privado se estatiza”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios