www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GRUPO D - JORNADA 1: ESPAÑA 1 REP.CHECA 0

El coraje le da la primera victoria a España en la Eurocopa

El coraje le da la primera victoria a España en la Eurocopa
Un tanto de Piqué a cinco minutos del final dio los primeros tres puntos a España.
Al borde del pitido final, cuando parecía que no se podía hacer más por anotar un gol, España encontró por fin la merecida recompensa al dominio arrollador al que sometió a República Checa en el primer partido de la Eurocopa. Un centro milimétrico de Iniesta, el mejor en los noventa minutos de partido, encontró la cabeza de Piqué al borde del área pequeña, desde donde su remate encontró, al fin, el ansiado camino al fondo de la red. Pese a que en el marcador quedó sellado el definitvo 1-0, las sensaciones transmitidas por el equipo nacional dan esperanzas en la defensa del cetro europeo de selecciones.

Pese a un comienzo de partido en el que la República Checa se aprovechó de la indefinición de España para apretar en los primeros instantes, apenas bastaron cinco minutos para que el conjunto de Del Bosque tomara el control de la pelota y metiera a los checos en su propio campo.

A medida que avanzaba el tiempo, la línea de repliegue checa se iba retrasando metro a metro. España, con paciencia, iba tocando tratando de encontrar el hueco en la maraña defensiva checa para poner en aprietos a Petr Cech. Con Iniesta como brújula, primero usaba la electricidad de Nolito por la izquierda con los apoyos de Alba. Si no funcionaba ese plan, mirada hacia el lado contrario donde la conexión entre Juanfran y Silva estuvo a punto de deparar el primer tanto con un centro del canario a los quince minutos que Morata remató para forzar la primera intervención clave del cancerbero checo.

Siempre como denominador común en todas las ocasiones claras, Iniesta volvió a romper la defensa metiendo una velocidad más y asistió a Juanfran, reconvertido en un interior más aprovechando el miedo checo, que no logró conectar con un solitario Morata gracias a la velocidad de reflejos de su marcador.

Poco después, instantes antes de que se cumpliera la media hora de partido, un porvidencial robo de Busquets permitió que Morata quedara mano a mano con Cech. Algo escorado hacia la izquierda, con un elegante amago el delantero sacó el espacio suficiente para armar un disparo que volvió a encontrarse con la calidad de Cech bajo palos.

El dominio español era indiscutible. La primera intervención de De Gea con sus manos fue en el minuto 34 y para atrapar un balón largo sin peligro. Ningún pero se le podía poner a ninguno de los once jugadores españoles, pero de nuevo volvía a rondar esa sensación de que por mucho control del juego que se tuviera, la claridad para encontrar el gol no llegaba –con la excepción de Iniesta bien anotada con el gran asterisco de mejor jugador del partido-. Así, con un pequeño susto de Necid en una contra checa en el descuento, el partido llegaba al descanso.

Esa chispa, que no terminaba de prender en la primera mitad acabó originado un fuego en el arranque de la segunda mitad. Casi sin dar tiempo a los checos de colocarse, España metió a su rival en el área pequeña.

Primero con un balón largo de, cómo no, Iniesta, Morata armó el disparo pero la llegada en carrera de Hubnik desvió el balón a córner no sin el drama de ver como por centímetros y de manera lenta casi se cuela en su propia portería.

Desde la esquina, primero con un remate de cabeza de Ramos y luego con un chut al rechazo de Juanfran, España rozó el gol. Con otro saque de esquina seguía embotellando a los checoz, pero el gol seguía resistiéndose.

La electricidad se fue domando y el partido regresó al cauce habitual. Más paciencia para elaborar de España frente a la parapetada República Checa. Para la media hora final, Del Bosque decidió hacer los primeros cambios. Manteniendo el mismo esquema, Adúriz relevó a Morata en la delantera.

Pese al control, llegó el gran susto que esperaban dar los checos. A balón parado, con un córner ensayado, Selassie remató hacia el segundo palo superando por alto a De Gea y con Karedabek dispuesto a meter la puntilla para marcar. Cesc apareció entre medias para desbaratar la ocasión casi sobre la línea de gol.

Tras salvar a su equipo de la debacle, el jugador del Chelsea dejó su puesto a Thiago. A falta del gol, Del Bosque metía hombre por hombre para seguir con el mismo esquema que tan buen juego estaba dando. Así, para los últimos diez minutos dio entrada a Pedro en el lugar de Nolito.

Con el cansancio haciendo mella ya en República Checa, el domino se transformó en acoso y derribo. A tres minutos de que se cumpliera el tiempo reglamentario, cuando ya parecía que el muro checo terminaría acribillado pero en pie, Iniesta, desde la banda izquierda, divisó en el corazón del área a Piqué, que junto a Ramos se convirtieron en segundo y tercer delantero en el toque de corneta a la desesperada. De manera milimétrica, el 6 de España mandó la pelota justo a la testa del central del Barcelona, que con un remate limpio de cabeza mandó el esférico al fondo de la red.

Los miedos y ansiedades que acechaban a escasos instantes del final dieron media vuelta. España ganaba por 1-0 su partido de debut en la Eurocopa, el torneo que defiende por partida doble.

. Ficha técnica:

1 - España: De Gea; Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Cesc (Thiago, m.70), Iniesta; Silva, Nolito (Pedro, m.82) y Morata (Aduriz, m.62).

0 - República Checa: Cech; Kaderebaek, Sivok, Hubnik, Limbersky; Theo Gebre Selassie (Sural, m.84), Plasil, Darida, Krejci, Rosicky; y Necid (Lafata, m.75).

Goles: 1-0, m.87: Piqué.

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia). Amonestó a Limbersky (61) por la República Checa.

Incidencias: encuentro correspondiente a la primera jornada del Grupo D, disputado en el estadio de Toulouse. Lleno, con la presencia de 33.000 aficionados en sus gradas, unos 8.000 españoles.