www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Puigdemont en manos de la CUP

miércoles 27 de julio de 2016, 11:02h
Cuando la Candidatura de Unidad Popular (CUP) tumbó los Presupuestos de 2016, el presidente de la Generalitat se encontró con que los apoyos del conglomerado de izquierda radical no eran tan firmes como él creía. Los anticapitalistas de la CUP, en realidad, solo confluyen con Junts pel Sí en el delirio de sus anhelos secesionistas. En esa situación, Carles Puigdemont planteó que se sometería a una moción de censura para ver si cuenta con la mayoría para seguir al frente del Gobierno autonómico. Con lo que se puso en manos de los antisistema.

Está previsto que la moción tenga lugar el próximo septiembre y ya Junts pel Sí está entrando en la dinámica de que la ultraizquierda de la CUP no deje tirado a Puigdemont. Si esto ocurriera no serían descartables unas elecciones anticipadas en Cataluña. Pero, naturalmente, Junts pel Sí prefiere que las aguas vuelvan a su cauce y que la CUP se pronuncie de manera favorable. Para ello parecen estar dispuestos a lo que sea. Y, ahora, ese lo que sea pasa por llevar a votación en el Parlamento las conclusiones de la comisión pomposamente denominada de Estudio del Proceso Constituyente y que no es otra cosa que un impulso a la ruptura con el resto de España.

La cuestión es que el Tribunal Constitucional (TC) puso límites a esa comisión, que no puede actuar en contra de la Carta Magna, y advirtió que sus conclusiones, que ahora quieren llevar al Parlamento, incluyen claras propuestas anticonstitucionales. La oposición está tratando de que no se consume este desafío al TC. Pero parece que Junts Pel Sí piensa que el apoyo a Puigdemont, y seguir con su hoja de ruta secesionista, bien vale la desobediencia al TC. Aun a costa de situar al Parlamento catalán al margen de la ley.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios