www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

En la FRONTERA

Crónica religiosa. El señor de los anillos

domingo 11 de septiembre de 2016, 12:40h
Crónica religiosa. El señor de los anillos
El obispo Salinas ha sido trasladado por el Papa como auxiliar de la diócesis de Valencia.

Así maliciosamente han llamado algunos comentaristas al obispo Salinas, hasta ahora titular de Mallorca y trasladado por el Papa como auxiliar de la diócesis de Valencia. “El señor de los anillos” por el intercambio inocente de anillos que tuvo con una colaboradora del obispado, cuyo marido denunció ante el Vaticano una situación que él creía delicada.

"Inocencia infantil”, como ha sido calificada por otros la actuación de Monseñor Salinas, que en su carta de despedidaafirma que ha sido él quien libremente, después de haber orado al Señor y asistido por el consejo de personas de criterio humano y eclesial, ha decidido ser trasladado, mirando lo mejor para la diócesis. En su carta, Monseñor Salinas pide “disculpas si con algún defecto mío he ofendido a alguien o le he dado motivos de preocupación” y agradece que el Papa le haya confiado un nuevo encargo, y dice a los fieles mallorquines que “en plena conciencia de que Dios misericordioso es quien nos perdona y renueva”, les ruega que le acompañen “con la oración en esta nueva etapa de mi ministerio episcopal”.

Monseñor Salinas es sustituido por el obispo auxiliar de Barcelona, Sebastián Taltavull, que actuará como Administrador Apostólico de la Diócesis de Mallorca, hasta que el Papa, nombre a un nuevo titular de la isla. Taltavull es hombre de plena confianza de Monseñor Omella, arzobispo de Barcelona, y considerado el “hombre de Francisco en España”.

Y mientras, el Papa ha invitado a los obispos misioneros a prestar atención a la preparación de los sacerdotes que están en los años del seminario y a ser ejemplos “concretos y tangibles” para ellos, durante el discurso que ha dirigido a los participantes del foro de actualización para los Obispos de Territorios en Misión, promovido por la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

“Cada obispo -ha dicho el Papa- está llamado a manifestar con la vida y el ministerio episcopal la paternidad de Dios, la bondad, la misericordia, la dulzura. Y junto a la autoridad de Cristo que vino para dar vida, hacer de todos los hombres una sola familia, reconciliada en el amor del Padre”. Francisco ha destacado el privilegio y la responsabilidad que implica el estar en primera fila en la evangelización. “Hay que vigilar atentamente para que todo lo que se realiza para la evangelización no sea dañado o frustrado por divisiones ya presentes o que se pueden crear”. “Las divisiones son el arma que el diablo tiene más a mano para destruir la Iglesia desde adentro. La otra es el dinero”.

Oportunas palabras del Papa, como siempre, y más en estos momentos en los que algunos de antaño se regodean, a costa incluso del “señor de los anillos”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(19)

+

0 comentarios