www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Draghi y el mercado europeo

viernes 23 de septiembre de 2016, 11:01h
No nos hacemos a la idea de que el mercado bancario ha llegado a funcionar sin un banco central, pero la experiencia de varios países importantes así lo muestra. La Reserva Federal ha cumplido un siglo hace tres años. Y hay economistas que piensan que el hecho de que Canadá escapase de la Gran Depresión no es independiente de que fuese la única gran economía que no tuviese por entonces banco central. En cualquier caso, su incidencia sobre la marcha de la economía es abrumadora, y sus decisiones ni están guiadas siempre por los incentivos más propicios ni cuentan con toda la información relevante para adoptarlas. En esto no se distinguen de cualquier otro órgano de regulación o planificación económica.

Este elemento planificador se ha vuelto a poner de manifiesto con las últimas declaraciones del gobernador del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Ha declarado que “en Europa hay demasiados bancos”, y alude, para demostrar su afirmación, al hecho de que tienen por lo general una rentabilidad muy baja. Se da la circunstancia de que su política de tipos muy bajos de forma sostenida contribuye a que se dé esa situación.

Hay ciertas situaciones que facilitan la planificación por parte de los bancos centrales. Una de ellas es la concentración del mercado en pocos actores. De modo que estas palabras parecen tanto la expresión de su deseo de reducir la competencia en el sector bancario como la típica muestra de arrogancia del regulador, que cree saber cómo debe ser el mercado. Otra situación que contribuiría a la planificación del sistema financiero es la desaparición del dinero en efectivo, que es otra de las grandes luchas del BCE.

El BCE tiene un poder exorbitante sobre la marcha de la economía, y lo ejerce desde la seguridad de que la inmensa mayoría de los ciudadanos no entiende plenamente su ejecutoria y por tanto se escapa al escrutinio de su crítica. Por eso es necesario que la prensa especializada pueda ejercer esa función, desde la independencia. Mario Draghi tiene muchos problemas sobre la mesa; los suficientes como para señalar uno más, el exceso de bancos en Europa, que es mitad ensoñación mitad estrategia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios