www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DEBATE PRESIDENCIAL

Clinton, armada con la calma, gana a Trump el primer cara a cara

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ha vencido al republicano Donald Trump en el primer cara a cara presidencial en EEUU, según el análisis de los expertos y las primeras encuestas a votantes.
Clinton, armada con la calma, gana a Trump el primer cara a cara
Ampliar
Hillary Clinton escogió la calma y hacerse dueña de los tiempos. Esa estrategia fue su mejor aliada en el primer debate presidencial contra su rival republicano, Donald Trump, a quien dejó el camino libre para ejercer su papel de candidato abrupto y errático, protagonista de las interrupciones.

De hecho, según una encuesta de la CNN, fue Clinton quien ganó este primer encuentro, según el 62 por ciento de los entrevistados. Tan solo un 27 % de los 521 encuestados, todos ellos votantes registrados, respondió que fue Trump el que se impuso en el debate celebrado en la Universidad de Hofstra (Nueva York). Eso sí, El 41 % de los encuestados se identificó como votante demócrata, mientras que el 26 % como republicano, mientras que al resto no les identifica la filiación política.

La aspirante demócrata, tranquila desde el comienzo, decidió dejar que el propio magnate se complicara a sí mismo en las respuestas, en un intercambio hosco, en el que, cuando fue atacada por su "temperamento", respondió con una sonrisa irónica que ha inundado, en minutos, las redes sociales.

La irrupción de un candidato tan atípico como Trump en la campaña electoral ha hecho que el debate de este lunes fuera uno de los más esperados de todos los tiempos, pero igual que el magnate resulta un político impredecible para los ciudadanos, lo era para la propia Clinton en su primer cara a cara.

"Los candidatos tenían diferentes tareas y desafíos esta noche. Clinton necesitaba encontrar una manera de hacer frente a un oponente impredecible y compensar su reciente caída en las encuestas. Trump necesitaba una imagen presidencial", consideró en declaraciones a Efe el profesor de Ciencia Política de la Universidad Nothern Iowa, Justin Holmes. "Creo que, en general, Clinton fue sólida, aunque no inspiradora. Trump, sin embargo, fue un desastre absoluto", sentenció el experto.

Sin embargo, como apunta Arthur Lupia, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Michigan, las expectativas puestas sobre el magnate eran muy bajas ante una aspirante con una larga trayectoria política y mucha experiencia en este tipo de discusiones, y en ciertos momentos del debate Trump supo cómo conectar con la audiencia y también los golpes. "Uno de sus puntos más eficaces fue cuando se preguntó por qué alguien que había estado en la política tanto tiempo no había podido resolver los principales problemas de la economía y la política exterior", aseguró Lupia. A su juicio, el multimillonario acertó apelando a los indecisos y a los moderados en ese sentido, aunque claudicó en sus explicaciones sobre la falta de claridad de sus cuentas con Hacienda.

Trump, que aún no ha hecho pública su declaración de impuestos, como es costumbre entre todos los aspirantes presidenciales desde hace décadas en el país, tropezó con sus propios argumentos y falló en su intento de poner sobre la mesa el escándalo de los correos electrónicos de Clinton, la mayor sombra de su campaña. La ex secretaria de Estado le dejaba, en silencio, que intentara justificarse.

Para Aaron Kall, director de debates en la Universidad de Michigan, la victoria fue para Clinton, pero ajustada. "La secretaria Clinton cerró con una impresionante batería de ataques contra Donald Trump y obtuvo la victoria en un reñido debate", aseguró a Efe al término del cara a cara. "Trump comenzó la noche con fuerza, pero se desvaneció hacia el final, perdió una gran oportunidad para apretar aún más en una carrera ya muy difícil", aseguró. A su juicio, Clinton actuó de manera deliberada al esperar hasta el final para recordar las graves afirmaciones del magnate contra las mujeres (cerdas, perras -citó-) y las minorías.

Contrastes

LAS FRASES

1. HACKERS. "Podría ser alguien tirado en su cama que pese 400 libras (180 kilos), ¿vale?", dijo Trump al especular sobre la autoría de los ataques informáticos, de la que muchos señalan a Rusia y después de que Clinton recordara que el magnate "alaba" al presidente ruso, Vladimir Putin.

2. TIPOS DE INTERÉS. "Vivimos en una burbuja grande, gorda y fea", apuntó Trump al criticar que la Reserva Federal no suba los tipos de interés. "El día que (el presidente Barack) Obama salga (de la Casa Blanca) y se vaya al campo de golf a jugar golf por el resto de su vida, cuando suban los tipos de interés, verán cómo pasan cosas muy malas", añadió.

3. CERTIFICADO DE NACIMIENTO DE OBAMA. "Bueno, solo escuchen lo que acaban de oír", expresó Clinton arrancando una carcajada del público después de que el magnate tratara de explicar por qué estuvo años negando que Obama fuera estadounidense. Algo que Clinton calificó de "mentira racista".

4. TRATADOS DE LIBRE COMERCIO. "Hillary, déjame preguntarte algo. Has estado haciendo esto (tratados de libre comercio) durante 30 años, ¿por qué no has pensado en soluciones hasta ahora?, dijo Trump al acusar a Clinton de oponerse al Acuerdo Transpacífico (TPP) por motivos electoralistas. "Bueno Donald, yo sé que vives en tu propia realidad", le respondió la ex secretaria de Estado.

5. GUERRA DE IRAK. "Es un sinsentido de la prensa dominante", dijo Trump después de que el moderador del debate, Lester Holt, le recordara que en 2002 el magnate apoyó la guerra de Irak, algo que él niega y que Clinton le había echado en cara.

6. ESTADO ISLÁMICO. "Mira, le estás contando al enemigo todo lo que pretendes hacer. No importa que hayas estado luchando toda tu vida adulta contra el Estado Islámico (EI)", le dijo Trump a Clinton, en una frase muy comentada teniendo en cuenta que el grupo yihadista surgió en 2014.

7. DEBATE. "Me parece que Donald me acaba de criticar por prepararme para este debate. Y sí, lo he hecho. ¿Y sabes para qué más me he preparado? Me he preparado para ser presidente", dijo Clinton después de que Trump explicara que él ha "recorrido el país" mientras su oponente "optó por quedarse en casa".

8. DECLARACIÓN DE IMPUESTOS. "Publicaré mi declaración de impuestos, en contra de lo que quieren mis abogados, cuando ella publique los 33.000 correos que borró", apuntó Trump, en referencia a los correos electrónicos que Clinton mandó desde un servidor privado cuando era secretaria de Estado.

9. TEMPERAMENTO. "Tengo mejor criterio que ella. De eso no hay duda. Y también tengo mejor temperamento", afirmó Trump, conocido por su carácter impredecible, lo que provocó las risas en el auditorio y a lo que Clinton, también con una sonrisa, respondió "vale" ("ok").


El primer debate presidencial entre los candidatos a la Casa Blanca mostró la oposición frontal entre ambos, con una hora y media de ataques directos sin contemplaciones en economía, cuestiones raciales, política comercial y exterior. EL debate cumplió las expectativas generadas y mostró el contraste entre las propuestas y las fuertes personalidades de Clinton, vestida toda de rojo, y Trump, con traje oscuro y corbata celeste.

Desde el comienzo, la ex secretaria de Estado fue directa al ataque, y el magnate inmobiliario aceptó el reto con réplicas igual de contundentes. "Donald (Trump) fue uno de los que se aprovechó de la crisis inmobiliaria", dijo Clinton en el arranque, y recordó que "la peor crisis desde la Gran Depresión" se debió a un sistema impositivo como el que quiere promover el magnate, centrado en recortar los impuestos a los más ricos.

Por su lado, Trump echó en cara a su rival demócrata "sus más de 30 años en cargos públicos" y sus escasos éxitos. El republicano criticó el acuerdo de libre comercio con Canadá y México (TLCAN o NAFTA, en inglés), firmado en la década de 1990 bajo la presidencia del marido de Hillary, Bill Clinton, al calificarlo del "más desastroso de la historia" y responsable de la fuga "de miles" de puestos de trabajo de EE.UU. "Tenemos que impedir que las empresas dejen (Estados Unidos)", afirmó Trump, quien reiteró su propuesta de gravar con impuestos a las compañías que se trasladen desde Estados Unidos a otros países, entre las que citó a China y México, y luego pretendan vender sus productos en territorio estadounidense. La respuesta de Clinton, de 68 años, no ofreció concesiones: "Mi marido hizo bastante buen trabajo".

En el ámbito económico, el republicano insistió en sus advertencias sobre el peligro que están generando los bajos tipos de interés mantenidos por la Reserva Federal (Fed) desde el estallido de la crisis en 2008 para estimular la economía. "Tenemos un burbuja financiera grande, gorda y fea", subrayó Trump, de 70 años.

A mitad del cara a cara, celebrado sin interrupciones y que se espera haya sido el más visto de la historia con más de 100 millones de telespectadores, la conversación derivó hacia las tensiones raciales y abusos policiales que han provocado disturbios en numerosas ciudades del país, como Charlotte, Baltimore o Ferguson. Trump aseguró que las comunidades negras urbanas "han sido abandonadas por los políticos demócratas que solo hablan pero no hacen nada". "Hay dos palabras que Clinton no quiere usar, que son ley y orden", remarcó el republicano.

La aspirante demócrata, por su parte, insistió en la necesidad aumentar el control sobre la venta de armas militares y de asalto, algo a lo que se opone su rival, y reconoció un "racismo extendido en nuestro sistema criminal judicial". Afirmó, asimismo, que Trump está a favor de la llamada estrategia de "detener y cachear" a las personas aplicada en Nueva York, que los defensores de derechos civiles han criticado porque abre la puerta a la discriminación racial y que un juez federal ha considerado "inconstitucional".

Uno de los momentos más favorable a la demócrata fue al recordar la polémica acerca de las dudas mantenidas sin fundamento durante años por parte de Trump sobre el certificado de nacimiento del actual presidente, Barack Obama, a quien el republicano acusaba de haber nacido en Kenia y por tanto no poder asumir la Presidencia. Finalmente, y no sin reticencias, el magnate neoyorquino reconoció hace unas semanas que Obama había nacido en Hawai, aunque durante el debate se arrogó el "crédito" de haber logrado que hiciera pública su partida de nacimiento. "Simplemente escuchen lo que dice Trump", replicó con sarcasmo Clinton.

Trump y Clinton volverán a debatir los próximos 9 y 19 de octubre en San Luis (Misuri) y Las Vegas (Nevada), respectivamente.