www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

José Luis Pardo: Estética de lo peor

domingo 07 de mayo de 2017, 19:02h
José Luis Pardo: Estética de lo peor

Pasos Perdidos. Madrid, 2016. 357 páginas. 18,90 €.

Por José Antonio González Soriano

No hay ningún filósofo en España que se tome tan en serio la Estética como José Luis Pardo. En 2010 nos regaló la deslumbrante Nunca fue tan hermosa la basura, en donde trazaba las líneas de una teoría crítica de la sociedad llevada a cabo desde el punto de vista estético, y definía su propio estilo como una modalidad particularmente creativa del género ensayístico, en la que la reflexión emprendida vaga libremente sin que el autor consiga saber ni determinar a dónde pueda llegar. Y hace poco Estudios del malestar, Premio Anagrama de Ensayo. Ahora, en este volumen, Estética de lo peor. De las ventajas e inconvenientes del arte para la vida, nos ofrece un nuevo ejercicio de imaginación filosófica, en el que hay una pregunta crucial que recorre casi todas sus páginas: ¿en qué consiste la significación de las obras de arte? Esta cuestión se aborda desde diversas perspectivas: ilusionantes algunas, desesperanzadas las más. La Estética de José Luis Pardo surge de un asombroso ensamblaje de las piezas más fecundas del pensamiento contemporáneo. Los paisajes de fondo los proporcionan tres obras emblemáticas: El origen de la obra de arte (Heidegger), La deshumanización de la obra de arte (Ortega y Gasset) y La obra de arte en la era de su reproductividad técnica (Walter Benjamin).

Sobre ellas se mueven figuras de pensamiento extraídas del estructuralismo, del postestructuralismo (Deleuze y Guattari y su manual esencial de la psicología de masas contemporánea: El Anti-Edipo; la revelación de la biopolítica de Foucault y Bataille) y de los autores favoritos del filósofo: Hannah Arendt y Rafael Sánchez Ferlosio (al que las obras de J. L. Pardo rinden perpetuo y merecido homenaje). Con este bagaje el libro se enfrenta a un reto casi imposible: reconstruir el sentido de la producción artística; un sentido que sólo es posible pensar y categorizar en clave socio-histórico-cultural, y que, sin embargo, por tratarse del elemento estético, siempre alude a un elusivo “algo más” que cifra las tendencias más contradictorias del espíritu humano.

El arte contemporáneo acoge la marca de nuestro tiempo: la penuria de identidad (su vaciamiento o fragmentación). El problema es, sin embargo, qué puede hacer con ella: hacia qué lugar la tramita, qué tipo de respuesta logra ofrecerle. En esta línea el autor examina, por ejemplo, la tesis de Eagleton (La Estética como ideología) según la cual la Estética se ha convertido “en la ideología de una época que se precia de no tener ninguna”: en el sustituto de las teorías políticas. En efecto, sólo el arte logra expresar, con toda profundidad y plenitud, el desvalimiento de la criatura humana ante el repliegue actual del Estado de derecho y del bienestar (del derecho al bienestar) y la subproletarización masiva de la población por el avance de la globalización tardocapitalista. Si bien la recopilación de artículos que componen el libro abarca el período entre 1997 y 2008, sus notas dominantes parecen anticipar lúcidamente la crisis social y económica en la que nos debatimos.

Analizando ejemplos tomados de las artes plásticas, la arquitectura, la literatura y el cine, Pardo quiere enfrentar al arte a sus propias posibilidades de significado: como expresión del desierto de la realidad vigente, o como prefiguración de las posibilidades civilizatorias que aún queden por ser liberadas en el escenario de la postmodernidad; el dilema entre “tener que simbolizar la verdad o tener que simbolizar la libertad”. Ahí radica la única indicación que da el autor para trascender la estética de lo peor: “El desafío civilizatorio al que hoy nos enfrentamos, tanto en el terreno ético como en el estético, es, probablemente, el hacer de esta Tierra desterritorializada un lugar de refugio y hospitalidad tan poco siniestro, excluyente y repulsivo como sea posible. Un hogar para la mera humanidad.” Y a este desafío, ineludible, nos convoca este libro hermoso y sugestivo
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios