www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LETRAS DESDE MÉXICO

La carta repercute

jueves 11 de abril de 2019, 18:09h

La carta del presidente, Andrés Manuel López Obrador en la cual le solicita al rey Felipe VI de España las disculpas de la historia semi-milenaria de la conquista (genocida), colonización (etnocida) y evangelización (deicida) de América, sigue siendo –al menos en México--, materia de discusión interminable.

La polémica ahora ya no se queda en la justeza o justicia de la extemporánea petición, sino en el origen de la noticia. Expliquemos.

La noticia de tan poco diplomático comunicado a la corona española, surgió de las páginas del diario “Reforma”, el cual es editado por un grupo empresarial del norte del país, al cual el presidente de México no tolera. Le ha llamado, en repetidas ocasiones, adalid de la prensa “fifí”, con toda la carga peyorativa y clasista del asunto.

El pleito entre Reforma y el gobierno, es irresoluble e interminable. Incluso el director del diario, instalado recientemente en su puesto administraba un instituto de estudios sobre competitividad, cuya visión tecnocrática siempre ha chocado con la de los gobiernos recientes.

La más reciente aportación del INCO, ha sido probar con cifras y datos econométricos, la inviabilidad del caprichoso proyecto de refinación petrolera de Dos Bocas, en Tabasco, la tierra natal del presidente.

En fin.

Pero en lo tocante a la publicación anticipada de la carta (la presidencia detalló su condición de borrador), el presidente ha embestido por derecho: le exige al diario la revelación del origen de esa filtración, de esa infidencia.

Obviamente el diario obtuvo la carta por uno de sus dos extremos: o por el remitente o por el destinatario. Pero si se trataba de un borrador el destjnatariuon no la conocía aún, lo cual hace pensar en el emisor.

Y eso limita el universo a dos oficinas, la del presidente o la del canciller Marcelo Ebrard, a quien le han colgado recientemente el fantasmón de la renuncia. No por este caso preciso, sino por varios desacuerdos aun no revelados.

Como sea el colerón del presidente cuando se filtró esa carta fue mayúsculo. Pocas veces se le ha visto tan descompuesto. Por eso lo dijo de esta manera:

“…Estoy esperando nada más que se vayan serenando los ánimos y voy a dar a conocer los textos para que se conozca bien, porque sólo hubo una filtración que hizo el periódico “Reforma”, que no sé de dónde obtuvo el borrador de ese texto.

“Sería bueno que, en aras de la transparencia, porque todos estamos obligados, la vida pública tiene que ser cada vez más pública. Es un buen debate esto.

“Entonces, la transparencia nada más, es la obligación de transparencia nada más, es del gobierno o todos, y en particular los medios.

“Los medios, es interesante el tema, porque para mí los medios son organismos de interés público, o sea, y se tiene también que cumplir con una ética. No debe haber privilegios.

“Es distinto el respeto a la libertad de expresión, la libertad de manifestación, de ideas, la libertad de prensa, pero cuando se trata de unos asuntos así, ¿por qué no revelar la fuente?, sería interesantísimo…”

Y es verdad. Será interesantísimo conocer los murmullos del confesionario; los detalles de una consulta psicoanalítica. Saber las historias clínicas de medio mundo, conocer la intimidad de una profesión.

EL resultado del periodismo es de interés público, pero las formas como se obtiene la información, sin poner en peligro a informantes o confidentes, es otra cosa.

Los periodistas deberían dar a conocer sus fuentes, siempre y cuando los políticos revelaran la verdadera naturaleza de sus alianzas, sus compromisos y los mecanismos por los cuales ascendieron en la penosa escalera del poder, entre mordidas y cuchilladas.

Sin embargo el dislate diplomático continúa. Pregunta el Presidente:

--“…imagínense que la carta la haya filtrado el gobierno español.

“¿Cómo queda? No el Reforma, porque a final de cuentas es el medio.

“¿Qué autoridad moral puede tener un gobierno que filtra un documento en estas circunstancias?

“Es tema, ahí queda eso, como diría un periodista de mi tierra que terminaba sus artículos así: ‘Ahí queda eso’”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios