www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

'POLÍTICA PARA ADULTOS'

Así se despacha Rajoy contra el 15M, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Vox o incluso el PP en su nuevo libro

Así se despacha Rajoy contra el 15M, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Vox o incluso el PP en su nuevo libro
Ampliar
(Foto: Efe)
EL IMPARCIAL
lunes 29 de noviembre de 2021, 12:01h

El ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha escrito un nuevo libro, 'Política para adultos', que aparece en plena campaña navideña, y en el que carga contra el populismo y el infantilismo que a su juicio caracterizan el ambiente de la opinión pública actual.

La editorial Plaza & Janés destaca que se trata de “un libro muy personal”, que recoge las reflexiones de “un ciudadano que ha dedicado más de la mitad de su vida a la política y que, ya retirado del centro de la actividad pública, observa con perplejidad e inquietud cómo, en muy poco tiempo, hemos cedido un gran terreno a la demagogia, a la polarización y a un notable infantilismo que promete soluciones fáciles a cuestiones complejas como son el empleo, la inmigración o la economía”.

Algunos pasajes de la obra muestran al expresidente despachándose contra adversarios y enemigos que tuvo que enfrentar durante sus años de mandato en La Moncloa. El 15-M, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Vox, el PSOE… son algunos de los que desfilan por las páginas de ‘Política para adultos’.

Sobre el populismo y el 15-M

“A diferencia de tantos otros observadores, yo no atribuía a aquellos indignados los rasgos esperanzadores de una regeneración política; siempre pensé que el liderazgo de aquel movimiento lo llevaba la misma extrema izquierda de toda la vida. Hoy sabemos que, además de ese ideario, el 15-M contaba con otra característica definida por sus hechu[1]ras. Era un movimiento populista con todos los rasgos que definen este modelo: el adanismo, la superioridad moral, el discurso demagógico y la deslegitimación sistemática de las instituciones”

Algunos descubrieron este fenómeno con Trump, se escandalizaron con sus maneras y se alarmaron con la toma del Capitolio por los más violentos de sus seguidores en enero de 2021. Pero ese fue solo el episodio más visible y acaso el más ilustrativo de una tendencia global. En España también se ro[1]deó el Congreso de los Diputados en 2012 y en 2016, aunque la eficaz labor policial evitó que el asalto llegara a consumarse. El obje[1]tivo de los manifestantes en la última con[1]vocatoria era exactamente el mismo que el de los frikis que se pasearon por el Capito[1]lio disfrazados de hombre bisonte. Unos y otros querían evitar por la vía de la fuerza el nombramiento de un presidente elegido de[1]mocráticamente, que en el caso español se trataba de quien esto escribe”.

Sobre Podemos y Pablo Iglesias

“El tiempo nos ha permitido comprobar que entre las promesas del Iglesias activista y los hechos del Iglesias vicepresidente se generó una distancia tan grande que el Iglesias político acabó naufragando en ella”.

“¿En qué quedaron aquellas intensas raciones de moralina de los indignados de entonces que se lanzaron de cabeza al chalet, la piscina o el coche oficial en cuanto tuvieron la mínima oportunidad? ¿Qué queda de aquellos discursos arrebatados por tanta indignación, además del recuerdo y del intento de mantener aún desde el Gobierno la bronca y la amenaza continua? Poco más que la exótica ocurrencia de los hijos, las hijas y les hijes.»

“Durante 2012 y 2013, el escrache al dirigente del PP fue el deporte favorito de la extrema izquierda en España. Cuando esto sucedía, la posición que mantuvo Podemos fue de absoluta comprensión y legitimación. ¡Cómo no los iban a justificar si eran cosa suya! […] Por fortuna para todos, con el tiempo [Pablo Iglesias] empezó a ver las cosas de otro modo. Aunque esto no se pro[1]dujo hasta que él mismo fue hostigado de manera injusta y antidemocrática delante de su casa [...]. Tenía razón, pero solo se enteró cuando la fiesta llegó a su barrio”.

Sobre Albert Rivera y Ciudadanos

“Iglesias y Rivera encarnaban el final inapelable de aquella ‘nueva política’ que tanto entusiasmo había cosechado años antes. Ambos hicieron grandes carreras al rebufo de una ola de descontento e insatisfacción general y ambos creyeron que podrían sustituir a los viejos partidos mayoritarios afianzados a lo largo de nuestro casi medio siglo de historia democrática; sin embargo, sus estrellas políticas eran volátiles y se apagaron con la misma celeridad con la que prosperaron.”

“La principal razón de ser [de Ciudadanos] fue la de constituirse en la bisagra no nacionalista que permitiera la gobernabilidad de España sin tener que hacer más cesiones de carácter territorial. Pero cuando llegó el momento de cumplir su función, Ciudadanos no quiso o no supo estar a la altura de ese objetivo.”

Sobre Vox

“En Ciudadanos y en Vox es posible encontrar sin grandes esfuerzos rasgos propios del populismo: la crítica general a la situación de nuestro país y a los partidos políticos mayoritarios, un adanismo evidente, un intento no menos palmario de monopolizar la honradez y la moral, unos tics ciertamente autoritarios en la vida interna de la organización y una tendencia caudillista muy acusada con los líderes que se sitúan muy por encima de sus organizaciones”.

“Durante la pasada campaña electoral a la Asamblea de Madrid, en la que venció con toda brillantez Isabel Díaz Ayuso, Vox intentó buscar un eco que no encontraban sus propuestas presentando un cartel electoral que consiguió un rechazo unánime. [...] Establecía un planteamiento maniqueo y una discriminación inasumible en términos éticos entre una jubilada y un menor inmigrante. Lo que veladamente ve[1]nía a sugerir la imagen escogida era que el gasto dedicado a la atención de menores inmigrantes era el causante de la mísera pensión de la anciana. Insisto, moralmente inaceptable y conceptualmente tramposo. ¿Por qué escogieron los estrategas de Vox destacar el gasto destinado a los inmigrantes y no otras partidas, como pudieran ser las subvenciones a partidos políticos, de las que Vox se beneficia como el resto de las formaciones? ¿Por qué no comparar lo que cuesta la tutela de un menor de nacionalidad española y sí hacerlo con un extranjero? Las posibilidades de encontrar partidas con las que comparar la reducida pensión de la abuelita son infinitas, tantas como elementos se pueden encontrar en los presupuestos públicos: la educación, la sanidad, la dependencia, el gasto en personal administrativo, subvenciones a las políticas de género, etc. Pero de todas ellas se escogió una sola: la inmigración”.

Sobre los independentistas

“Lo que ha sosegado la política catalana ha sido la aplicación estricta de la ley: el artículo 155 que destituyó al gobierno sedicioso y la actuación posterior de los tribunales exigiendo las responsabilidades personales por los gravísimos hechos ocurridos. Desde entonces, ninguna de las bravatas de los secesionistas ha pasado de ser una pura fanfarronada. Todos ellos, y sobre todo sus dirigentes, ya saben que la ley se aplica y que las conductas delictivas reciben su castigo”

Sobre Don Juan Carlos I

“Puede que el de don Juan Carlos sea uno de los casos más injustos a los que hemos asistido en los últimos años, entre otras razones porque, sin haber sido acusado judicial[1]mente de nada, se ha visto obligado a abandonar su país a una edad avanzada. Yo sigo sin entender a qué responde ese alejamiento ni qué ventajas aporta al conjunto de la sociedad. Desde un punto de vista puramente personal, creo que debería poder disfrutar de los últimos años de su vida en el país al que tanto sirvió. El día que se comunicó su salida de España, a principios de agosto del año 2020, tuve la oportunidad de hablar con él. A mí me había sorprendido muchísimo la noticia y quise interesarme personalmente por su situación. Le encontré como siempre, animo[1]so, aunque dolido. Me explicó lo mismo que trasladó en su comunicado al conjunto de la sociedad: que se iba de España porque consideraba que era la mejor manera de ayudar a su hijo y evitarle problemas. Le dije que lo sentía mucho y desde luego, si todavía hubiera estado al frente del Gobierno, le hubiera desaconsejado rotundamente dejar el país.

Don Juan Carlos me explicó que su decisión era temporal, que él creía que en unos meses la situación se habría calmado y podría regresar pronto a España. El hecho cierto, sin embargo, es que en el momento de escribir es[1]tas líneas, más de un año después de aquella conversación, este regreso todavía no se ha producido. Y aún hoy nadie ha sabido dar razones de tan extraña situación”.

Sobre el PSOE

Hoy ya no sabemos cuál es la posición del PSOE respecto a estas cuestiones. Empezaron con el ‘federalismo asimétrico’, luego vino la ‘plurinacionalidad’ y la ‘nación de naciones’, y ahora tenemos la ‘España multinivel’. La terminología también refleja lo evanescente e inasible de la posición socialista. Ninguno sabemos exactamente en qué consiste cada formulación, pero todos sabemos a qué responde: al intento de pactar un nuevo modelo territorial con los grupos nacionalistas, cuyos objetivos claramente desbordan los límites de la Constitución”.

“El PSOE emprendió un camino que lo aleja definitivamente de ser aquel gran partido con autonomía y capacidad para gobernar España en solitario, como hizo Felipe González durante tantos años. Hoy es un partido demediado que ha unido indefectiblemente su futuro a los peores socios posibles”.

“El cambio estratégico que ha protagonizado Pedro Sánchez abriéndose a pactar con socios cuyo principal objetivo es superar nuestro marco constitucional. Esta es la ruptura del consenso que hoy más tensión provoca entre los ciudadanos. [...] Cuando Artur Mas vino a verme en 2014 para exigir[1]me lo que él llamaba el «pacto fiscal», a la primera persona que llamé para informarle del contenido de nuestra conversación fue al entonces líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, que estuvo completamente de acuerdo conmigo en rechazar tal demanda.

Durante toda la ofensiva independentista de 2017 y hasta el día que aplicamos el artículo 155 de la Constitución mantuve permanentemente informado a Pedro Sánchez, incorporé sus propuestas y rebajé alguna de las mías en aras del entendimiento para dar la respuesta de unidad que creía absolutamente imprescindible frente a la gravedad de la situación creada”.

Sobre el PP

“El Partido Popular, con el presidente anterior a Pablo Casado al frente, es decir, yo mismo, tuvo la feliz y demagógica idea de apuntarse al llamado sistema de elecciones rimarias para elegir a sus líderes, siguiendo la estela de todos los demás partidos. A lo que se ve, eso era la quintaesencia de la democracia. Lo que sucede hoy es que todos los que mandan en los partidos mandan más que los anteriores, se someten a menos controles, deciden sobre todas las organizaciones territoriales de los partidos y algunos incluso nombran sucesores después de fallecidos, en el sentido figurado de la palabra, claro. Vean si no lo que sucedió con el dedo del señor Iglesias, quien, ya retirado, encumbró a las señoras Díaz y Belarra. Eso sí, después de dejarlo todo atado y bien atado se celebraron las muy democráticas primarias. ¡Qué menos!”

“En los últimos años, el Partido Popular ha sido investigado en bastantes causas judiciales, la mayoría promovidas por nuestros rivales políticos; muchas acabaron en absoluciones, otras no, y otras, lamentablemente, parecen no acabar nunca. Sin embargo, mientras he sido presidente de mi partido, jamás ha salido de mi boca ni un solo reproche al poder judicial”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
2 comentarios