www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Oposición constructiva, la última mentira del PSOE

martes 28 de febrero de 2012, 21:15h
Durante la campaña electoral, cuando Rubalcaba ya sabía que no ganaba ni con trampas, el candidato del PSOE se llenó la boca con el argumento de que los socialistas harían una oposición constructiva; no como el PP, que sólo había entorpecido todas las inteligentes medidas de Zapatero para salvar a España. Esas medidas tan sabias que lograron que nuestro país doblara la tasa de paro de la UE y sea el hazmerreir de medio mundo.

Es verdad que el PP ha tomado una decisión que va en contra de su propia ideología, de sus principios, de sus argumentos electorales, como ha sido subir el IRPF, unos impuestos que para la derecha siempre ha sido un error incrementar porque atenazaba la economía. Pero no es menos cierto que, como ya sospechábamos, y acabamos de saber, el PSOE aseguró hasta el último día que el déficit estaba en el 6 por ciento y resulta que supera el 8,5 por ciento; es decir, más de cuarenta mil millones de euros que el Gobierno de Rajoy tiene que recortar de algún lado para poder cumplir con las exigencias de la UE de que ese déficit no supere el 4,4 por ciento.

Y el pobre Rajoy, por muy encantado que esté en La Moncloa, ya no sabe qué hacer para cumplir con esa obligación. Es probable, incluso, que se vea obligado a subir el IVA, también en contra de lo que había anunciado, y es seguro que los recortes van a tener que ser descomunales. La travesía del desierto se antoja larga y dolorosa, pero el Gobierno no tiene más remedio que sacar la tijera afilada y recortar hasta las barbas de Rajoy.

Mientras, a pesar de sus trampas y a pesar de su cinismo electoral, el PSOE ya se prepara para salir a la calle en todos los rincones de España para aliarse con los sindicatos y encender a la izquierda contra el Gobierno, para arremeter contra el PP con el argumento de que van a echar por tierra todas las maravillas sociales que logró Zapatero, que ni siquiera las logró, pero que arruinó a España con sus memeces pseudoprogres, con sus derroches sin sentido.

Lo de la oposición constructiva es la última y quizás la mayor mentira de Rubalcaba, que ya prepara toda su artillería para hacer ingobernable a España. Como hizo su antecesor. La batalla no ha hecho más que empezar. Pero el presidente del Gobierno parece decidido a seguir adelante, a pesar de la algarabía que ya prepara el PSOE con sus mejores amigos: los sindicatos. Aznar aguantó la guerra callejera. Y Rajoy la aguantará. Pero la travesía del desierto será larga, dolorosa y, puede, que hasta violenta.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios