www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Daphne du Maurier: El muñeco

domingo 04 de marzo de 2012, 13:14h
Daphne du Maurier: El muñeco. Prólogo de Pilar Adón. Traducción de Marian Womack. Fábulas de Albión. Madrid, 2011. 286 páginas. 20 €
La figura de Daphne du Maurier ha quedado indisolublemente ligada a Rebeca, la célebre novela escrita por la autora británica en 1938, y llevada dos años después al cine por Alfred Hitchcock –quien también adaptó "Los pájaros" y La posada Jamaica -, lo que aumentó su popularidad hasta el infinito. Recordemos que se llegó a denominar rebeca a un tipo de chaqueta femenina de punto, en alusión a la utilizada por Joan Fontaine en el filme. Sin embargo, Du Maurier no es solamente la creadora de Rebeca, por mucho que dé la impresión de que, como en otros casos –en la mente de todos está, por ejemplo, Arthur Conan Doyle y su detective Sherlock Holmes-, el personaje ha sobrepasado a quien lo puso en pie.

Daphne du Maurier, nacida en 1907 en Londres, en el seno de una familia acomodada y de tradición artística –uno de sus abuelos dibujaba caricaturas y fue novelista, y sus padres se dedicaban al teatro- escribió varias novelas, obras de teatro, biografías y numerosos relatos. Precisamente trece relatos forman este volumen con el que comienza Fábulas de Albión, sello auspiciado por la editorial Nevsky Prospects. Si Nevsky Prospects se ocupa de la literatura rusa, Fábulas de Albión se centrará en recuperar autores anglosajones del ámbito de lo fantástico y lo gótico.

Las narraciones que se recogen en El muñeco estaban desperdigadas y resultaban de difícil localización, y la que da título al libro se creía perdida. Daphne du Maurier se refiere a "El muñeco" en su autobiografía y señala que lo escribió cuando era muy joven y que no se lo aceptó ninguna revista. Pero, en 2010, Ann Willmore, librera de Fowey -el pueblo de Cornualles donde la escritora murió el 19 de abril de 1989, después de haber pasado en él buena parte de su vida- lo encontró, tras una intensa búsqueda, en una colección de relatos rechazados. La perseverancia, con su punto de azar, de Ann Willmore y el acierto del nuevo sello en ponerlo al alcance de los lectores españoles han hecho posible que podamos disfrutar de una auténtica joya de la literatura más perturbadora como es “El muñeco”, que anticipa el mórbido universo de la autora inglesa.

“El muñeco”, que se apoya en el recurso del manuscrito encontrado, nos cuenta la historia de un hombre hundido en el desequilibrio emocional, que trata de hallar un mínimo consuelo rememorando lo que le sucedió: “Quiero saber si los hombres se dan cuenta de cuando están locos. Algunas veces creo que mi cerebro no es capaz de soportarlo, inundado como está de tanto horror, víctima de una desesperación inconmensurable. […] ¿Por qué me ayuda escribir estas líneas? Porque vomito el veneno de mi cerebro”. Muy responsable del lamentable estado en que se encuentra es una mujer de gran belleza, que toca el violín como los ángeles y esconde un espeluznante secreto. Su nombre es Rebeca. El personaje de la novela Rebeca, aun después de su muerte, tiene subyugado a su esposo Maximiliam De Winter. Éste, sin embargo, consigue escapar de ese insano dominio. El innombrado protagonista de“El muñeco” no tiene esa suerte. También en el relato “El Valle Feliz” aparecen semillas desarrolladas después por Du Maurier en su famosísima novela.

El resto de los cuentos incluidos en el libro no le va a la zaga a “El muñeco”. Todos ellos nos sumergen en atmósferas enrarecidas y turbias, con regusto a pesadilla, por la que deambulan extraños y atormentados personajes, cercados por morbosas obsesiones. “Personajes –apunta Pilar Adón en el prólogo- que no descansan, que no saben lo que es la paz”. El volumen es un festín para todos aquellos que saben que “es peligroso asomarse al interior”. Y también fascinante.

Por Rafael Fuentes
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.