www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

España como destino de las migraciones

martes 15 de enero de 2008, 20:20h
Durante la última década, la inmigración ha pasado a ocupar un lugar prioritario en la agenda política y social española.

En algo más de dos lustros, España ha pasado de ser un país esencialmente emigrante, al menos durante los últimos cinco siglos, a convertirse, si descontamos a Chipre, en el principal país receptor de inmigración en el seno de la Unión Europea y, seguramente, en el segundo del mundo. Entre 1991 y el final de 2007, el porcentaje de extranjeros residentes en España se ha multiplicado por 11 pasando del 0,9% al 9,91% sobre el total de la población residente.

Pese a que durante los últimos años no han faltado intentos de convertir el fenómeno migratorio, por su magnitud y por el ritmo especialmente intenso con que se ha manifestado en España, en elemento esencial del debate y la confrontación política entre los grandes partidos del arco parlamentario, hay que agradecer que no hayan fructificado. Por una parte, porque, al fin y al cabo, el crecimiento de la inmigración en España no deja de ser la consecuencia, difícilmente evitable, del crecimiento especialmente intenso registrado por la economía española durante los últimos trece años. Y, por otra, porque hoy muy pocos desconocen que hace tiempo que nuestra economía, como ya ocurriera mucho antes en buena parte de las economías occidentales, ha alcanzado ese simbólico territorio que impide prescindir de la población inmigrante.

Estas reflexiones deben seguir vigentes incluso en etapas en las que la ralentización en el crecimiento del empleo altere la magnitud de las necesidades de mano de obra inmigrante. Sin embargo, la política de regulación de los flujos migratorios debe permanecer atenta a estas alteraciones porque será difícil sostener de forma eficiente y equilibrada un nivel de entradas en nuestro país como el registrado en los quince últimos años.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.