www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

antisistema

"Criar un hijo es la guerra", según Corinne Maier

sábado 12 de abril de 2008, 17:54h
Publicado en español por Península, en este ensayo con aires de panfleto Maier ataca uno de los tabúes más intocables de la sociedad actual, los niños, y no calla nada de lo que piensa sobre su crianza o sobre lo que suponen económicamente para las familias.

En una entrevista, la también psicoanalista explica que está convencida de que "criar un niño es la guerra" porque, por propia experiencia como madre de dos hijos, "sé que cada día es una lucha y a mí no me gusta nada dar órdenes, pero con los niños estás obligado, es espantoso".

Precisamente, cuando se descubre que Maier escribe este libro siendo madre, lo que podría suponer una contradicción, la autora francesa sostiene que "está muy bien poder hablar a partir de experiencias personales, ya que las frustraciones nos permiten tener un discurso más rico".

Además, agrega, si su ensayo cae en manos de otros padres y madres, "éstos se sentirán mucho más identificados con todo lo que describo porque yo también estoy pasando por esta experiencia".

"Heroína de la contracultura"
Nacida en 1963, esta economista que trabaja a tiempo parcial en la compañía eléctrica de Francia EDF y que el "The New York Times" definió hace unos años como "la heroína de la contracultura", considera que con el embarazo llega "un largo invierno sexual" y que, mientras haya niños, "el mundo absurdo en el que vivimos tendrá futuro".

Asimismo, cree que la profesión de padre "es un vía crucis de múltiples estaciones con una cumbre de la abominación: La navidad", o que "la familia moderna es una prisión que se repliega en sí misma y que tiene la base en el hijo".

También escribe que la verdadera igualdad entre sexos es una quimera, puesto que las mujeres cuando traspasan la línea de la maternidad "dejan de ser fiables para sus empresas, a la vez que, a nivel personal, los hijos son un freno para realizar todo aquello que ellas querrían".

Defensa activa de la desgana
La única esperanza en este mundo, concluye la escritora, es la "desnatalidad" y la última libertad "se encuentra en el hecho de decir: preferiría no hacerlo", igual que Bartleby, el héroe subversivo de Herman Melville, que propagaba el desorden en el trabajo mediante la desgana y que, manifiestamente, no tenía hijos.

Ante esta aseveración poco queda por decir, pero la última pregunta que surge de la entrevista es si existe alguna solución en estas sociedades occidentales de las que trata en la mayoría de sus libros.

Maier responde que "encontrar soluciones" no es algo que le incumba. "Simplemente, doy un toque de atención a todos aquellos que diciendo que existen soluciones a lo que nos está pasando, lo que hacen, en realidad, es sacar ventajas personales".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios