www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

'Yo maté a un gurú de Internet', humor sano contra nadie

¿Quién manda en casa, la tostadora o usted?

sábado 17 de marzo de 2012, 12:01h
¿Quién manda en casa, la tostadora, la nevera, la campana extractora o usted? Aunque uno pueda creer que tiene clara la respuesta, el escritor y periodista Itxu Díaz demuestra en 'Yo maté a un gurú de Internet' que vivimos dominados por los electrodomésticos que nos rodean y, con una gran dosis de humor, nos da consejos para hacerlo, por lo menos, dignamente. ¿El título? Es sólo para vender más libros…
Si uno coge un libro y lee 'Yo maté a un gurú de Internet cuando trataba de explicarme cómo programar la lavadora' lo más probable es que exclame ¡pero esto qué es! y, acto seguido, se pregunte quién es lo suficientemente insensato como para escribir un libro con un titulo así.

Pues bien, el atrevido es Itxu Díaz, escritor, periodista y columnista, que nos presenta su nuevo trabajo en forma de manual de supervivencia doméstico. Rebosante de humor y sarcástico, analiza nuestro entorno más cercano, el de los electrodomésticos, y nos da consejos para una eficaz organización de nuestra vida cotidiana.

'Yo maté a un gurú de Internet' (Ciudadela), está en todas las librerías desde este 21 de marzo, pero ya sabemos de voz del propio autor que, a pesar del título, que está pensado únicamente para conseguir su "objetivo de vender entre 15 y 20 millones de ejemplares", se trata, fundamentalmente, de un libro de humor contra nadie.

¿Por qué este libro? ¿Qué pretende?
Este libro es parte de una guerra particular, doméstica, contra todos los aparatos que se han puesto en mi contra en los últimos años. De hecho, es una pequeña venganza en particular contra los fabricantes de campanas extractoras.

Al margen de los humoristas de la dedicatoria, ¿a quién está dirigido este libro?
Somos legión los que vivimos sometidos a la invasión tecnológica con la extraña sensación de que vivimos dominados por las máquinas. Yo creo que todo ellos se sentirán inmensamente comprendidos con este libro. Y en último caso siempre pueden tirar el libro por la ventana sin más.

¿Tiene algo personal contra los gurús de Internet?
La verdad es que el título del libro sólo tiene una explicación y es que mis libros anteriores fueron dificilísimos de encontrar en las librerías y esta vez quería que el título no diese lugar a pérdidas, que un lector pudiera llegar a la librería, pedir ‘Yo maté a un gurú de Internet’ y estoy seguro de que encontrarán este libro, porque es imposible encontrar otro libro con un título así.

Esta es la única razón, pero también es cierto que ya que tenía que buscar un título estrambótico, aproveché para hacer también una pequeña venganza contra la figura del gurú de Internet, que es algo que me carga bastante. Lo confieso.

¿Si no le gustan las nuevas tecnologías, que propone para el futuro?
Yo propongo volver al campo, acabar con Internet -lo lamento por El Imparcial y quedarme yo sin trabajo-, pero, siendo un poco realista, creo que se puede alcanzar un equilibrio. Creo que el objetivo no es desprenderse de las nuevas tecnologías, sino dominarlas y, en todo caso, despreciarlas como actitud ante la vida y luego tener el último Iphone que sale al mercado, que es lo que hago yo

¿Cómo hay que entender este libro?
Hay que tener claro que es un libro desengrasante. Hablando en serio, es un libro exclusivamente desengrasante. En España vivimos un momento muy duro, con crisis de valores, crisis económica, crisis política, con mucha tensión y con muchas noticias malas y creía necesario hacer un libro vacío de todo contenido ideológico. O sea, un libro de humor pero contra nadie. Es verdad que algún fabricante sale malparado, pero el objetivo es conseguir la risa.

Este libro se adelanta en el tiempo porque una mayoría no apagamos el pitido de la nevera de madrugada ni programamos, todavía, la tostadora, ¿Hay que comprarlo ahora para leerlo dentro de 20 años?
Esto es una forma de prevenir porque, a lo mejor no lo sabemos, pero ya tenemos el enemigo en casa. Yo realmente supe que tenía una aspiradora automática cuando tropecé por primera vez con ella en el pasillo. No sé cómo llegó a casa. Pero la cosa es que van entrando poco a poco y no nos damos cuenta.

Pero sí es verdad que hay una parte del libro que está enfocada a prevenir lo que vendrá. Supongo que la gente no tendrá doscientas pantallas ergonómicas en casa y no tendrá un reconocedor de retina en la puerta de casa, pero es un tema muy serio.

Entonces, ¿quién manda en casa?
Este es el gran asunto. Para la carta de presentación de este libro me pidieron una frase que lo resumiera y escribí algo así como que “este libro incita a los lectores a volver a aquellos tiempos en los que los electrodomésticos eran idiotas y los inteligentes éramos los seres humanos”. Esa es la gran pretensión del libro: recuperar el dominio en casa. No puede ser que 50 aparatos se pongan a pitar exigiendo atención al mismo tiempo como si fuese lo más importante.

¿Cuál es su sueño dorado, el ‘hacedor de camas’?
El ‘hacedor de camas’ estoy seguro que es el sueño dorado por lo menos del 95% de la población masculina y el 85% de la femenina. Yo por el ‘hacedor de camas’ vendería mi casa.

Cosa mía, ¿sabe si se está investigando alguna casa domótica con atmósfera anti polvo y anti migas?
La verdad es que no tengo información de eso, pero, igual que te digo que voy a dedicar una parte de los beneficios del libro a disposición de quien quiera investigar el ‘hacedor de camas’, pues también puedo destinar una partida a esta cosa tuya. Como tengo previsto vender entre 15 y 20 millones de ejemplares, también puedo dedicar una cantidad a esta cuestión.

¿Qué aparatos electrónicos cree, a pesar de todo, que son fundamentales?
Hombre, yo creo que el mechero es fundamental. Y luego el libro también es importantísimo. Bueno, yo supongo que el ordenador, si somos sinceros, sin el ordenador estaría en el paro.

¿Usted es de los que leen las instrucciones de los aparatos electrónicos o de los que aprenden a manejarlos a base de ensayo y error?
Yo soy especialista en estropear electrodomésticos casi antes de desembalarlos. Las instrucciones las guardo inmediatamente en el cajón destinado a guardar todas las instrucciones. Este cajón está muy bien porque se las come y nunca más vuelven a aparecer. Esto, de alguna forma, me obliga a experimentar. Por otra parte, todo el mundo sabe que el gran placer de comprar un electrodoméstico es ver qué pasa cuando le das a todos los botoncitos a la vez.

¿Está el hombre perdiendo su esencia? ¿Nos estamos dejando comer el terreno por las máquinas?
Sí, yo creo que sí porque estamos construyendo máquinas que nos ayudan y que están para hacernos la vida más sencilla, pero realmente nos están desrealizando un poco y yo creo que debemos plantar cara un poco. Pero en fin, tampoco querría convertir mi libro en una reivindicación filosófica de demasiado calado porque sería una mentira.

Ya en serio, ¿qué es el humor? ¿Cree usted que usamos lo suficiente de esto?
El humor es una actitud ante la vida que empieza cuando uno consigue reírse de sí mismo. Si digo que en España hay una cierta crisis, incluso en el humor, es porque desde hace algunos años la mayoría de los que se dedican a esto hacen un humor agresivo y muy poco gracioso que consiste en reírse del primero que se pone encima.

Creo que el humor parte de reírse de uno mismo y eso luego te da credenciales para reírte de todo lo que te dé la gana. Yo es lo que he intentado en todos mis libros anteriores y es lo que pretendo en este.

¿Qué debería ser el humor, la mejor medicina o el pan nuestro de cada día?
Probablemente haya mejores medicinas que el humor, todo depende del momento, pero sí está claro que debería ser el pan nuestro de cada día. Y quiero matizar que con el humor no me refiero a la carcajada, que de ahí parten cosas como la risoterapia, que no tienen absolutamente nada que ver con el humor.

A mí me parece que el humor es la sonrisa de la inteligencia, algo mucho más intelectual y mucho menos ruidoso. También mucho más efectivo, más bueno.

¿Por qué recomienda este libro?
Este libro abre una colección que pone en marcha la editorial Ciudadela. Es una apuesta importantísima en un momento, como decía antes, en el que los españoles atravesamos un momento difícil. Y es una colección que trata de seguir los pasos y de recuperar el ejemplo de los grandes de nuestra literatura de humor. Lógicamente, no nos comparamos ni con Jardiel ni con Campmany, pero sí que hemos recibido su ejemplo y tenemos la ilusión de formar un grupo de escritores que puedan reivindicar ese humor que se ha hecho en España durante el último siglo. Un humor muy irónico, pero también muy limpio.

Este libro empieza esa colección, llamada la lechuza, precisamente como un guiño a la revista La Codorniz y a otra colección emblemática como es El Papagallo. Es un humor que se ríe de uno mismo. Un humor sano que busca entretener sin herir.

¿Ha sacado alguna conclusión universal escribiéndolo?
¿Universal? Hombre, la primera conclusión universal que he sacado es que es un género verdaderamente depresivo, horrible y desagradable para el escrito. Es decir, el escritor de humor pasa un rato excelente durante cinco minutos y sufre durante 300 días después todo para conseguir la carcajada.

Por eso, una de las conclusiones que me planteo es que este es mi último libro de humor hasta que saque el siguiente.

¿Sabe ya sobre qué tratará su próximo libro?
No, como dicen los artistas, en este momento estoy centrado en mi disco, o sea, en mi libro. Fundamentalmente porque mi objetivo es vender entre 15 y 20 millones de ejemplares y eso me requiere estar muy pendiente.

De todas formas, también te digo que si este libro tiene éxito, el próximo proyecto será sobre cómo promocionar un libro absurdo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.