www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GUERRERO, DEL PSOE, SE GASTABA EN COCAÍNA EL DINERO DE LOS OBREROS

miércoles 21 de marzo de 2012, 12:10h
Después de la gran vergüenza que la condena de Matas, expresidente de Baleares, ha supuesto para la clase política, Juan Francisco Trujillo ha confirmado que su jefe, Francisco Guerrero, exdirector general de Trabajo del Partido Socialista Obrero Español en Andalucía, se gastaba alegremente el dinero del ere destinado a los obreros en cocaína y en juergas. Cada mes, el angelito destinaba 25.000 euros del ere de los obreros a satisfacer su adicción a la droga.
Si esta circunstancia produce general indignación, también resulta especialmente significativo lo que ha declarado el señor Trujillo: las tres empresas que creó de forma ficticia se beneficiaron con cerca de 1.500.000 euros del dinero de los ere, sin siquiera solicitarlo. A ello hay que añadir que su señora madre recibiera 125.000 euros, también sustraído a los eres, a través de una empresa en la que nunca trabajó.
El descaro del señor Guerrero, el cinismo de los que le rodeaban, los abusos elevados al cubo, son un botón de muestra más del negocio del poder, de la política entendida como una vía para forrarse personalmente en lugar de servir al interés público.
Sería injusto generalizar. La inmensa mayoría de la clase política es honrada, aunque los casos de corrupción se multipliquen de forma alarmante. Lo que caracteriza a nuestra clase política es la mediocridad. En todo caso, no pasa un día sin que la opinión pública reciba información de nuevas tropelías de algunos políticos españoles, mientras los partidos y también los sindicatos despilfarran el dinero público que financia el 90% de sus gastos. Entre los diez grandes problemas que atosigan a los españoles, la clase política figura en tercer lugar. Los que debieran solucionar los problemas de España se han convertido en una de las principales preocupaciones de la ciudadanía.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.