www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Más por menos es menos

lunes 02 de abril de 2012, 21:47h
En los informes anuales sobre el nivel educativo de los españoles no logramos las mejores posiciones. En ese informe también estarán presentes los que idearon una de las campañas publicitarias que actualmente presenta el metro de Madrid: “más por menos”. Esta campaña justifica el precio de 1,50 euros por billete comparándolo con otras ciudades europeas en las que el precio es superior. No comentan que el nivel de vida también. Tampoco parecen recordar que una de las reglas básicas en Matemáticas es que más por menos es… menos en Madrid, en Londres y en París. Ellos solitos se han puesto en evidencia. Nos lo dicen en grandes cartelones: pagáis más a cambio de menos. También podríamos disertar sobre la conveniencia de publicitar el metro en el interior del metro. Ya he pagado, ya estoy allí, así que no intente convencerme para que coja el metro. Ya soy usuario pero tampoco pienso dar botes de alegría por la tarifa que abono. Recomendación: ahórrese la campaña “de cajas chinas” y tal vez podamos lograr un ahorro en los costes del transporte.

El tufillo que desprende este tipo de campañas parece una mezcla entre paternalismo y superioridad intelectual. Vamos, que nos consideran bastante idiotas. No son los únicos, también los grandes catálogos de regalos de las gasolineras dicen mucho de la madurez intelectual del consumidor. El cliente medio de una gasolinera puede emplear doscientos euros mensuales en gasolina, acude a pagar con su tarjeta de puntos y al cabo de seis meses decide hacer uso de los fantásticos regalos a los que podrá optar y que son publicitados con vinilos y ostentación. Tras seis meses de gasto, es decir, mil doscientos euros aproximadamente podrías canjear lo obtenido por un cuaderno de espiral (doble, claro) porque la televisión exigiría treinta años ininterrumpidos de acumulación de puntos con la flota de SEUR.

Nos conformamos con la obtención de migajas absurdas inservibles y encima tenemos que parecer agradecidos y satisfechos del valor adicional que consigo al gastarme mi dinero. Destruyan los carteles publicitarios de metro, los catálogos de puntos, bajen el precio del billete de metro, el precio de la gasolina, y de paso contraten a alguien para que la sirva y estaremos más contentos, en Madrid, Londres y París. Esto último me ha quedado un poco Pedro Salinas, allá por 1.924.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.