www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica económica

Peor que en verano: el capital, huye

sábado 07 de abril de 2012, 15:07h
El pasado verano España volvió a sufrir una fuerte sacudida de los mercados que, finalmente, acabó calmándose. La perspectiva de un cambio de gobierno comprometido con las reformas encauzó la situación. Pero de nuevo vemos cómo el capital huye de España.

La situación, por tanto, es peor. No podemos poner nuestra esperanza en que llegue un gobierno reformista al poder. Ya lo tenemos y, sin embargo, los inversores desconfían crecientemente de nosotros. El Ibex 35 ha perdido esta semana un 4,4 por ciento. En lo que llevamos de año la caída ha sido del 10 por ciento. Y acabamos de iniciar una primavera que parece que será trágica, como la de 1936 pero en el ámbito económico. Después vendrá el verano que, habitualmente, es la peor estación para la Bolsa.

He podido comprobar, en las pantallas de Bloomberg, cómo la prima de riesgo española llegaba a superar los 408 puntos básicos (recordemos que un punto básico es la centésima parte de un punto porcentual). Es decir, que el bono a 10 años español llegó a tener una rentabilidad de más de cuatro puntos porcentuales sobre el alemán.

¿Qué ha pasado para que vivamos de nuevo esta situación? Hay al menos un elemento muy claro.. Recientemente, el Banco Central Europeo ha reconocido que está dejando de facilitar la compra de deuda española e italiana. Lo cual indica que España e Italia (que también está sufriendo graves problemas pese a las importantes reformas que ya ha realizado), tienen problemas para financiarse por sí mismas.

El segundo elemento es que nadie se cree que el Gobierno vaya a cumplir su objetivo de déficit. El suyo, no digamos el que quiere hacer cumplir a las Comunidades Autónomas. Nadie entiende cómo va a lograr el Gobierno que el déficit de 1.000 millones de euros de la Seguridad Social de 2011 se va a tornar en equilibrio en 2012, como está presupuestado. Este año perderemos 631.000 empleos, según los cálculos del Gobierno, luego habrá un número parecido de cotizantes menos.

El tercer elemento es la clave de todo. España decrecerá este año entre punto y medio y dos puntos del PIB. Es una dura recesión. Pero peor que eso es que varios analistas, especialmente los bancos extranjeros, creen que España cerrará 2013 con recesión. 2013, no sólo 2012. Sin crecimiento no hay nada. No hay ingresos públicos, no hay recuperación del empleo, no hay deudas que se paguen, no hay demanda solvente ni por tanto crédito… nada. España tendría que compensar el durísimo ajuste interno con la recuperación exterior. Pero vendemos sobre todo a Europa. Y el continente se viene abajo. Incluso Irlanda ha vuelto a la recesión. Sí, el resto de Europa saldrá de la recesión en 2013, pero tendría que hacerlo con mucha fuerza para que tirasen de nuestra economía.

En una gran información, Manuel Llamas, de Libre Mercado, repasa la visión que tienen de España UBS, Goldman Sachs, JP Morgan y HSBC. UBS traza un cuadro con un decrecimiento superior al 2 por ciento del PIB, el paro por encima del 26 por ciento, contracción crediticia y deterioro de las cuentas de los bancos, nuevo desplome de los precios de la vivienda, y la deuda española en manos prácticamente de la banca española, ante la huida de los bancos internacionales. Ni que decir tiene que, en una situación así, un hundimiento de la deuda española se llevaría por delante a los bancos nacionales.

¿Puede el Gobierno evitar eso? Sí, haciendo un ajuste fiscal de verdad y centrado en el gasto. Lo que no está claro es que Mariano Rajoy tenga la combinación de valentía, sentido de Estado y patriotismo para hacerlo. ¿De qué estamos hablando? Daniel Lacalle lo deja muy claro: “No se reduce el peso del Estado en la economía, sube la deuda sobre PIB hasta el 78 por ciento, lo que supone casi el 120 por ciento incluido comunidades autónomas y deuda garantizada por el Estado, déficit de tarifa, etc, y el “ahorro” total equivale a la cantidad que España se gastará en pagar intereses. Si la deuda absoluta sube, se recorta para pagar intereses pero se mantiene la estructura de un estado y regiones hipertrofiados, no es austeridad, es mantener el despilfarro público. Sólo un cambio radical sobre éste último punto mejoraría nuestra calidad crediticia”. Cambio, señor Rajoy, es lo que esperan los ciudadanos para volver a prestar al Estado español, no maquillajes. Y cambio radical, o al menos cambios de verdad.

¿Se tendrá que rescatar a España? De nuevo Daniel Lacalle: “El mercado no quiere que a España le vaya mal. Bajo ningún concepto. Porque España, efectivamente, no es Grecia. Es varias veces Grecia y como tal no se le puede “rescatar”. Si España cae, adiós amigos, un gusto conocerlos. Al carajo el S&P 500, el Eurostoxx, Alemania y la UE”.

Luis de Guindos, el único ministro del Gobierno que sabe por dónde van las cosas (Montoro está para acompañar a Javier Arenas en su victoria electoral en Andalucía), ya le va diciendo a los mercados que España hará esos cambios de verdad. De Guindos, que ha hablado en una semana más que en lo que llevamos de legislatura, dice ahora que las próximas reformas alcanzarán a la educación y a la sanidad. A ver si es verdad.

Otro elemento es que todo el mundo habla ya del rescate a España. Bien para decir que es seguro, bien para decir que es probable, bien para decir que está totalmente descartado. Pero todo el mundo lo habla.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.