www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Juan Terranova: El vampiro argentino

Juan Terranova: El vampiro argentino. Lengua de Trapo. Madrid, 2011. 344 páginas. 19,49 €
El poeta Oliverio Girondo se pregunta en su Carta Abierta a la Púa, si acaso lo cotidiano no es una manifestación admirable y modesta de lo absurdo. A lo que se puede añadir si la realidad no es apenas la más verosímil de las ficciones. De allí que, quizá la ficción más aterradora sea la que más se confunde con la débil construcción social que denominamos realidad.

Juan Terranova (Buenos Aires, 1975), el joven autor de El vampiro argentino, sabe muy bien cómo transitar por las arenas movedizas de una novela que parte de la siguiente proposición: qué habría pasado si la Alemania nazi hubiera ganado la II Guerra Mundial. A modo de historia contrafactual -o estrategia empleada por los historiadores a través de la cual se parte de una premisa plausible y tras ello se especula acerca de qué habría ocurrido-, Terranova construye una ucronía o historia alterna que sirve de base para la deriva de un relato ficcional de género policíaco.

Hasta aquí, la pregunta disparadora de la ucronía no habría sido un aporte original -de hecho se trata de una especulación ya transitada con anterioridad en el filme Fatherland (1994)- si no fuera por un matiz en apariencia menor: tras la Gran Guerra de Emancipación, la Argentina se erige en una colonia privilegiada por su superioridad racial, territorial e inclusive ideológica. Por fin, la patria dichosa ha recuperado su prestigio y el territorio arrebatado desde la desaparición del virreinato. La niña mimada del Imperio alemán ahora tiene asegurado su destino de grandeza, no solo por su afinidad ideológica con el III Reich sino gracias a la extensión territorial de claras aspiraciones expansionistas.

Inteligentemente atravesado por verosímiles -o por un etnocentrismo nacionalista- el relato de Terranova transcurre como una novela negra: Víctor Bravard es un detective solitario y melancólico a lo Harrison Ford en Blade Runner que tiene la misión de desentrañar los crímenes horrendos de varios oficiales de las SS en medio de los festejos por el Bicentenario. Los fastos y la monumentalidad de un mundo en apariencia feliz, se resquebrajan ante las fisuras de una sociedad que drena sus miserias en las sombras. La fatalidad o la causalidad pondrán delante de Bravard a un viejo outsider sarcástico que hará tambalear las certezas del detective y lo ayudará a ir rearmando el macabro rompecabezas.

El vampiro argentino recorre con acierto los lugares del género noir y pone al lector en vilo a medida que se avanza en la lectura. Su fortaleza reside en construir la ficción a partir del sentido común donde se entrelazan sin solución de continuidad la historia real con el prejuicio liso y llano. Así pues, la errónea superioridad de los más europeos de América Latina se enturbia con la supuesta neutralidad argentina frente a la II Guerra Mundial o, con el apoyo Perón a la recepción de fugitivos del Tercer Reich.

En definitiva, el valor de la primera novela publicada en España de Juan Terranova se encuentra allí donde el contrato de veridicción se confunde con el pacto ficcional, justo en la dialéctica entre lo irreal y lo posible. Y ningún lector se sentirá defraudado.


Por Verónica Meo Laos




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.