www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Marta Azparren y José Luis Gómez Toré: Claroscuro del bosque

Marta Azparren y José Luis Gómez Toré: Claroscuro del bosque. Amargord. Madrid, 2012. 80 páginas. 10 €
Hay un breve poema de José Ángel Valente que al escucharlo por primera vez se grabó en mí como un arquetipo junguiano: «De la palabra atrás /me llamaste /¿con qué?». Claroscuro del bosque explora esa zona, el lugar de la insuficiencia de los lenguajes, pero también la insuficiencia del encuentro de Paul Celan con Martin Heidegger en la Selva Negra. Hace tiempo pensaba en lo que verdaderamente suponían los haikus de Kerouac para la cultura norteamericana. No parecían en ningún caso un exotismo, al contrario, este empleaba una forma poética “del enemigo” para incorporarla a su propia tradición. Esa elección señalaba un posicionamiento ideológico muy concreto ante la sociedad norteamericana. Esa misma asociación de estructura, escritura y lengua relacionada con un conflicto histórico se produce en Claroscuro del bosque. La tarea de Celan resulta un desafío enorme, más aún si atendemos a la importancia que el nazismo concedía a este elemento. Por consiguiente, no debe extrañar la extrema dificultad y/o la imposibilidad a la que se enfrenta el poeta para “hablar” en alemán de lo que no se puede nombrar (y no me refiero solo al Ser o el Ente heideggeriano ni a la propia experiencia poética).

El lenguaje verbal es un alambre de espino que se enreda en la garganta de Celan antes de salir por su boca. La insuficiencia del lenguaje no es solo filosófica, sino que remite a la existencia y experiencia vital del autor. No se trata de un filosofar especulativo sobre el lenguaje sino de una vivencia trágica y perturbadora (que desemboca en su suicidio), asociada a circunstancias históricas concretas: el nazismo y sus secuelas. El libro de Marta Azparren y José Luis Gómez Toré tiene la virtud de entender dicha insuficiencia desde ese lugar. El momento más representativo de ese desencuentro es el recogido por Claroscuro del bosque. La grandilocuencia heideggeriana (nacionalista y logocéntrica) con sus ideas acerca de El Ser y el estrecho vínculo que mantiene con la poesía, se contraponen a la tragedia del judío atrapado para siempre en la alambrada de la lengua.

Esa experiencia extrema de lo doloroso queda magistralmente expresada en uno de los fragmentos más representativos del libro: «Cuando hundo mis manos en el agua, / oigo un rumor de máquinas, el humo / me hace daño a los ojos». La imagen que aparece junto al texto podría ser la de la oscura mancha que dejan las manos tras haberse lavado, pero también semeja a las nubes de una tormenta que acabase de comenzar. Llama mi atención de manera destacable ese fragmento y su primer verso («Cuando hundo mis manos en el agua») porque se intuye en él una metáfora del llanto, un llanto que se relaciona (como se describe después) con las duchas de gas y el holocausto («oigo un rumor de máquinas, el humo / me hace daño a los ojos»). Un llanto que no lava la herida, al contrario, la trae a primer plano como una negra tormenta que rememora lo sucedido en las duchas de gas. ¿Cómo no hablar entonces de «reja de lenguaje»? La reja es el muro, es la palabra, es la empalizada, es el bosque, es la alambrada.

La imposibilidad de reconciliación entre el verdugo simbólico y la víctima real, no es (afortunadamente) la de las palabras de José Luis Gómez Toré con las imágenes de Marta Azparren. Claroscuro del bosque se orienta hacia otra caligrafía posible: una forma donde la palabra es también imagen y viceversa, como si de un haiku de lo terrible se tratase. (La exposición de los dibujos del libro puede verse en Hotel Kafka de Madrid hasta el 15 de mayo).


Por Óscar Curieses




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.