www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LAS AGENCIAS DE CALIFICACIÓN MANIPULAN A FAVOR DEL DÓLAR

sábado 19 de mayo de 2012, 18:30h
El pasado 26 de enero, Luis María Anson publicó en el diario El Mundo el artículo que, por su renovada actualidad, reproducimos a continuación.

“La Trilateral es el verdadero gobierno del mundo”. Esta afirmación era un lugar común en los años setenta del siglo pasado. Un día, Carlos Ferrer Salat nos reunió a almorzar a Pedrol Ríus y a mí y nos propuso la incorporación a la Trilateral. Aceptamos su invitación. A mí me podía la curiosidad periodística de conocer aquello por dentro y ver cómo se manejaban en la Trilateral los jefes y exjefes de Gobierno y los presidentes y expresidentes de naciones muy relevantes, así como los personajes de los sectores clave de los principales países del mundo. Presidía yo por entonces la agencia Efe y la Asociación de la Prensa y viajé a menudo para asistir a las reuniones de la Trilateral. Mi decepción fue considerable. La Trilateral no gobernaba el mundo. Era un lobby de influencias manejado en gran parte por Rockefeller. Después de varios años, Pedrol Rius y yo nos pusimos de acuerdo y presentamos nuestra renuncia. La Trilateral, en efecto, no era el gobierno del mundo pero mi experiencia en ella me permitió darme cuenta de hasta qué punto resulta decisiva la posición del gran capital estadounidense y la vertebración en él de los financieros judíos.

Las tres agencias de calificación norteamericanas Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch son, en primer lugar, un suculento negocio y están después al servicio de los altos intereses de las finanzas de su nación o de una parte de ellas. Gracias, tal vez, a mi experiencia en la Trilateral, desde hace más de un año he dedicado media docena de artículos a denunciar la manipulación de las tres agencias para fragilizar el euro que compite o competía abierta-mente con el dólar como moneda internacional de referencia. Eso no lo explica todo pero sí una parte sustancial de lo que está ocurriendo.

Y, claro, me han complacido mucho las declaraciones de Antonio Tajani, vicepresidente de la Comisión europea y comisario de Industria. Este sagaz italiano, que se ha entrevistado con Mariano Rajoy, ha afirmado sin Cameron en la lengua: “No me gusta el trabajo de las agencias de calificación porque no lo hacen con transparencia y han cometido muchos errores. Es necesario un cambio. Estoy a favor de que se les impongan reglas”.

A continuación, Antonio Tajani ha acusado explícitamente a las tres agencias norteameri-canas de “trabajar a favor del dólar y en contra del euro” con su permanente chantaje al degradar la deuda de los países que forman la zona de la moneda única. El vicepresidente de la Comisión propugna la creación de una agencia europea de calificación, “que no trabaje al servicio del partido de la especulación ni lance ataques con precisión de relojería”.

“Lo que sufrimos ahora -ha puntualizado Tajani- es un ataque global contra el euro pero la vuelta a nuestras antiguas monedas no resolverá nada. Esa no es la solución. Sería un desastre”. Por cierto que el vicepresidente europeo coincide con Mariano Rajoy en que una directiva europea obligue a los Gobiernos “a pagar a las pymes en un plazo máximo de 60 días”. Según informa Georgina Higueras esa directiva será obligatoria el año próximo.

Los lectores de estas canelas finas han leído reiteradamente en el último año lo que ahora ha declarado Antonio Tajani con precisión rotunda e inquietante sagacidad para que se enteren los tiburones norteamericanos que condicionan la economía mundial y que están en campaña contra la solidez del euro como moneda internacional en competencia con el dólar”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.