www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NORMALIDAD CONSTITUCIONAL

miércoles 25 de junio de 2014, 17:32h
Como siempre el Rey estuvo sobrio, discreto, prudente, en su intervención ante las Cortes Españolas, con motivo de la apertura de la IX legislatura democrática. Subrayó el respeto a la voluntad del pueblo español "del que emanan todos los poderes". Alentó al diálogo y al consenso sobre todo en la lucha contra el terrorismo. Se refirió a los asuntos de fondo de la política española con palabras serias. Gustó a todos. Diputados y senadores, ellos y ellas, puestos en pie, aplaudieron al Rey con insistencia.

Bono pronunció un excelente discurso en el que recordó a Argüelles, a las Cortes de Cádiz, al acontecimiento histórico del que se van a cumplir 200 años, cuando los representantes del pueblo español se declararon depositarios de la soberanía nacional. A partir de entonces, España se convertía en una nación de ciudadanos libres e iguales ante la ley. Ni los vascos ni los catalanes ni los cartageneros tienen derecho a decidir sobre cuestiones territoriales. Ese derecho corresponde a todos los españoles. Dos siglos de convulsiones y de avances en zigzag han desembocado en la espléndida realidad democrática de la España actual.

Al margen de la calidad de los discursos pronunciados, lo importante del acto que se acaba de celebrar es la normalidad constitucional. La Monarquía parlamentaria volvió a dar muestra del exacto funcionamiento de las instituciones españolas. Desde Santiago Carrillo a Carmen Chacón, la entera clase política pudo dar fe de la realidad democrática de nuestra nación. Las jefaturas del Estado, del Gobierno, del Senado, de los altos Tribunales, de las Comunidades Autónomas se encontraron ayer en la cordialidad y la concordia del sistema que los españoles se dieron en 1978. En el Salón de los Pasos Perdidos no se perdió nadie.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.