www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿QUÉ POLÍTICOS, QUÉ SINDICALISTAS, SON LOS RESPONSABLES DE LA CATÁSTROFE DE BANKIA?

lunes 28 de mayo de 2012, 11:08h
Ya conocemos las cifras. Los españoles debemos pagar 23.465 millones de euros para sacar de la quiebra y la ruina a Bankia, la antigua Caja Madrid. El socavón producido en su balance produce vértigo. La gestión de los políticos y los sindicalistas en la entidad es la causa principal de la catástrofe.
Desde hace ya muchos años, en efecto, políticos y sindicalistas han considerado a las Cajas como sus feudos económicos. Se han asignado sueldos y dietas desmesurados, indemnizaciones y jubilaciones estratosféricas, han prestado dinero sin avales a sus compromisos personales, han colocado a millares de parientes, amiguetes y paniaguados, se han instalado en edificios suntuosos y se han rodeado de la más insultante parafernalia de gastos y prebendas. El resultado ahí está. En Caja Madrid el agujero alcanza los 23.465 millones de euros. En lugar de beneficios, pérdidas desmesuradas.
Alguien será el responsable del desaguisado. La opinión pública exige que una comisión de investigación aclare con nombres y apellidos a quien o a quienes debemos el despropósito. Los responsables no se pueden ir de rositas. Habrá que actuar contra ellos con todo el peso de la ley. Políticos y sindicalistas deben tentarse la ropa. Tantos abusos, a costa del dinero público, no pueden quedar impunes. La democracia española quedaría adulterada si no se aclarará de forma nítida qué es lo que ha ocurrido en Bankia y a quien o a quienes corresponde la responsabilidad de la catástrofe.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.