www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ACIERTA ROSA DÍEZ AL HACER TRANSPARENTE A UPyD

martes 05 de junio de 2012, 11:04h
Rosa Díez ha cantado la palinodia. Su partido recibió en el año 2011, 3’6 millones de euros en subvenciones y solo un millón por las cuotas de sus afiliados. Es decir, casi el 80% de lo que gastó UPyD, déficit aparte, fue subvencionado directamente por dinero público, es decir, por los impuestos con que la clase política sangra a los ciudadanos. Quedan sin calibrar las ayudas indirectas y las exenciones con que los partidos políticos se favorecen a sí mismos, aprobando lo que les conviene en el Congreso de los Diputados.
Bien, en todo caso, por Rosa Díez. Si de ella dependiera está claro que los partidos políticos se financiarían exclusivamente a través de las cuotas de sus afiliados y, en todo caso, como se ha hecho con la Iglesia Católica, añadiendo el 0’7% que los españoles señalasen voluntariamente en sus declaraciones de la renta.
Si UPyD se financia muy cerca del 80% con dinero público está claro que PP y PSOE se aproximan al 90%. Es decir, cuando el Partido Popular o el PSOE organizan un mitin en una plaza de toros o sus dirigentes viajan en aviones particulares, los gastos originados los pagamos a 90% entre todos los españoles. El cinismo de los partidos políticos se ha elevado al cubo. Gastan y gastan sin pudor y despilfarran sin tino porque disparan con pólvora del rey. Colgados de la teta del Estado, chupan del bote y ni siquiera mantienen el decoro. Por eso, en las encuestas más solventes, la clase política ocupa el tercer lugar en los diez grandes problemas que abruman a los españoles.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.