www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

México electoral: segundo debate, miradas lejanas

lunes 11 de junio de 2012, 08:41h
Ha concluido el segundo debate entre candidatos a la presidencia de México, efectuado esta vez desde Guadalajara, la capital de Jalisco.

La sensación que me deja al terminar en esta calurosa noche de domingo es triple: fue más interesante, más propositivo y los ataques normales entre candidatos –propios de cualquier democracia– fueron más puntuales, certeros y oportunos.

No tengo reparos en lo sucedido. Ciertamente que para variar, posiblemente mis expresiones denotarán que iré a contracorriente de muchos lectores, sobre todo en este mismo otro lado del Atlántico, testigos como yo, de lo acaecido. Por lo demás es cosa que me agrada.

Se ha efectuado este encuentro ya en la recta final de las campañas electorales. A partir de él quedan dos semanas y media de campaña (cierran el 27 de junio) y de allí solo resta llegar al domingo 1 de julio.

El interés mostrado por la ciudadanía ha sido encomiable y siendo honestos, verdaderamente honestos, sabemos perfectamente que el segundo debate contribuirá a definir a los indecisos más que a despertar dudas, pese a que tradicionalmente no ha sido así desde que se efectúan estos ejercicios democráticos a partir de 1994 y pese a que los candidatos no han variado especialmente sus posturas. Es más, apenas si les hemos oído algo verdaderamente novedoso. Pero era necesario esta segunda ronda para verles afrontar el reto de entender y exponer propuestas e ideas, tarea que han librado sobradamente con sus más y sus menos. Para mí hubo un empate y para bien.

Todos los candidatos se jugaban su permanencia dada la indefinición del primer encuentro del 6 de mayo y hay algo que no resolvió el segundo debate: definir a un triunfador. Nos dejan en ascuas.

Una amiga lo expresaba con prontitud: cada vez es más difícil que nos convenzan por sí solos. Añadiría que además, lejos de ser una sociedad fracturada o crispada, asistimos a la competencia electoral profunda, cruda, real y por lo tanto plausible, que es tal, que nadie puede declararse triunfador hasta la noche del 1 de julio. Así de grande el impasse, así de grande la expectación y la no solución a priori de esta contienda electoral. Y lo celebro pues echa por tierra pretensiones antidemocráticas para declarar triunfador a candidato alguno sin haberse efectuado todavía la elección, una tramposa tarea que los estrategas de Peña Nieto del PRI venían orquestando desde hacía meses y se han estrellado contra la pared, mientras su candidato pierde imagen y preferencias a pasos agigantados según sube la temperatura electoral. A mí me gustó Vázquez Mota del partido oficialista, Acción Nacional, PAN, el partido gobernante, mas como al resto, no la declaro ganadora. Sencillamente fue directa y capoteó a sus contrincantes. Hasta allí.

El interés en el proceso electoral ha resultado de los tropiezos del candidato del PRI, del desenmascaramiento al candidato de Nueva Alianza Gabriel Quadri, que representa a nada y nadie más que Elba Esther Gordillo la poderosa lideresa sindical a quien se culpa no solo de enriquecimiento ilícito, sino de atrasar la política educativa de este país y así se lo ha espetado la candidata Josefina Vázquez Mota, que ha insistido en no ser solo continuidad y ha definido nuevamente posturas tan reclamantes y polémicas tales como la de no criminalizar a la mujer en caso de aborto. No menos cierto es que la movilización de jóvenes en agrupaciones como #yosoy131 o #yosoy132 han sido verdaderos detonantes para revitalizar el proceso electoral.

El candidato de la izquierda, López Obrador, no ha sido especialmente entusiasta y se hubiera esperado más de él, pero dentro de lo que cabe, ha sido moderado y no ha sido el atacado de la noche que sus simpatizantes esperaban. No le han dado pretexto para victimizarse.

Así, mientras llega el veredicto de las urnas, me di a la tarea de consultar aleatoriamente a amigos mexicanos y extranjeros en redes sociales regados por el mundo, acerca de su visión sobre las elecciones presidenciales mexicanas. Han sido por demás ilustrativas sus observaciones. Desde los confines del mundo coinciden en el reto de este proceso electoral, en la escasa cobertura, al desasosiego que causa la grisura de los candidatos frente a los graves problemas nacionales o el posible retorno del PRI si las oposiciones y los ciudadanos no se movilizan y salen a votar. Ello frente a un PAN que no ha llenado expectativas y una izquierda percibida como chavista. Mas me lo confesaba un amigo desde París preguntándome: qué representaría un triunfo de la izquierda en México. Mi respuesta es que sería un gran impulso pero me temo que a proyectos como el de Hugo Chávez. Todo ello sancochado con el narco y la violencia que todo ello puede generar cual si aquella cubriera al país, cosa que por lo demás también es una exageración en medios internacionales, sin minimizar en nada el estado de riesgo y pesadumbre que nos puede embargar. No todo se nos va en ello, también debe decirse.

Así entonces, de cara a las elecciones del 1 de julio, el desafío es total. Los electores saben que tienen en sus manos la oportunidad ingente de expresarse y de definir el rumbo nacional. Muchos no parecen del todo convencidos, pero su decisión efectiva siempre será mil veces mejor que el canturreado voto nulo que en la ley electoral mexicana a nada conduce y solo provoca que el que anula se anula. Finalmente, la elección de 2012 ha cobrado tal impulso, que la gente sabe que se juega mucho en ella y es previsible una elevada participación al tiempo que se van caldeando los ánimos y se reiteran alianzas y lealtades a tal o cual partido.

Ya termino. Sépase: cada vez más la gente se muestra menos indiferente a todo cuánto sucede y eso, eso es lo más positivo de la presente campaña.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.