www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EMPRESARIA

Carmen Lomana: "Reconozco que me gusta provocar"

jueves 05 de julio de 2012, 19:23h
Su persona, o más bien su personaje, provocan por igual amor y odio, pero lo que es innegable es que a sus 61 años está espectacular. Este verano, y repitiendo por segundo año consecutivo, se ha convertido en musa gay y será la madrina de Mr. Gay Pride. Además, confiesa que este año sí subirá a una de las carrozas y formará parte de "la fiesta de los madrileños".
- ¿Qué significa para ti ser madrina de este evento gay?
Primero, un agradecimiento enorme que se hayan acordado de mí porque yo quiero mucho a todo el colectivo gay. Espero que algún día no tengamos que decir que es un colectivo, sino que son personas con otra opción. No soy nada de guetos, creo que un gay es exactamente igual que un heterosexual, simplemente que tienen opciones distintas.

- Además has dicho que por este colectivo tú te has sentido muy querida y muy amada...
Siempre, desde pequeña he tenido cantidad de amigos. He tenido una educación sin prejuicios. Me han enseñado a ser respetuosa y no ser nada sectaria y quizá eso hace que yo tenga una mente tan libre.

- Pero la alta sociedad suele tener un pensamiento más conservador, ¿estás preparada para las críticas?
Pero si es que sé que voy a tener muchas, como en su día las tuve cuando hice el anuncio de Burger King y te aseguro que es una de las cosas con las que estoy más contenta, más me ha divertido y más cariño me ha dado, sobre todo por parte de la gente joven. Estoy feliz por haber hecho ese anuncio porque he desmitificado la hamburguesa. Parece que estoy anunciando un perfume o unas sales de baño. La vida es para divertirse y jugar con ella, no para ser tan estereotipado.

- Hablando de proyectos, ¿cuales son los próximos con los que trabajas?
El proyecto de la MTV está parado por falta de presupuesto, igual que la segunda temporada de Las joyas de la corona, pero sé que volverá. La gente no para de pedirlo.

- Bueno entonces tendrás todo el verano para disfrutarlo y podremos volver a verte en la playa...
Me veréis más porque no tengo nada que hacer, porque cuando trabajo apenas salgo de casa. Iré a diferentes sitios, no soy de hacer planes. Mi cuartel general está en Marbella y desde ahí, viajo.

- ¿Cómo te ha sentado que un verano más te saquen en topless?
Pues mira, no me lo explico, no lo entiendo, pero me da igual. Yo no voy a cambiar. No voy a dejar de ir a mi playa, a mi chiringuito y hacer lo que me de la gana. Nunca estoy en topless mientras paseo, solo lo hago en mi tumbona, y como no quiero cambiar mis costumbres y mi vida, que hagan lo que les de la gana. Además, no van a ver nada nuevo, el pecho de una mujer es tan aburrido de verlo. Aún así, han retocado las fotos con Photoshop y me las han alargado porque yo no las tengo caídas. Son pequeñas y están donde tienen que estar.

- Bueno, lo que podemos ver es que sigues feliz y enamorada...
Estoy muy bien, estoy a gusto. De momento todo va, el día que deje de hacerlo se acabará, pero si estoy con él es que nos compensa a los dos. Nos llevamos bien y nos damos mucho espacio.

- ¿Podremos verte algún día vestida de blanco dando un gran paso?
No. Nunca digo nunca, me parece absurdo, pero desde luego no está en mis planes ni en mis prioridades. Ni casarme ni vivir con nadie. Una vez que tomas las riendas de tu vida no hay marcha atrás. Muchas mujeres se casan porque no saben estar solas, otras porque necesitan que las mantengan, pero si una mujer es libre económicamente, tiene a su familia y a sus amigos, no es necesario. Yo ya he estado casada, me he quedado viuda y no tengo esa necesidad. Me hubiera casado en mis primeros años de viudedad porque estaba muy sola, antes que casarme ahora.

- Hace poco ha salido una entrevista en la que tu hermano Rafa no habla muy bien de ti...
La relación con mi hermano es estupenda y no hay nada que me pueda molestar, pero aún así te aseguro que si ha habido un niño mimado, consentido y que ha hecho lo que le ha dado la gana y que con siete años tenía todo lo que se puede pedir en la vida, es mi hermano Rafa. Ahora que no vaya de guay diciendo que yo soy no se qué. Es verdad que las dos chicas hemos salido muy vagas y nunca hemos tocado un gimnasio y los dos chicos son muy deportistas, pero en los valores, en sentido de la familia y de cumplir la palabra dada, somos iguales.

- Y a tu madre, ¿cómo le han sentado esas palabras?
- A mi madre le da igual, no la mareamos con esas tonterías.