www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La lengua rusa frente a la ucraniana

lunes 09 de julio de 2012, 21:26h
El idioma es un fundamento que consolida la peculiaridad y singularidad de cada pueblo. En efecto, un idioma de un país no es sólo una herramienta de comunicación, sino también el alma y el núcleo de la vida cultural y espiritual de una nación. Pero desgraciadamente a veces las cuestiones sobre el idioma pueden ser utilizadas como un instrumento en las luchas políticas.

El idioma ruso y el ucraniano provienen del mismo grupo lingüístico, basado en el idioma antiguo eslavo que se habló entre los siglos IX y XV por los eslavos orientales en la Rusia de Kiev. La nación rusa tradicionalmente se formaba alrededor de Moscú. La formación del Príncipado de Moscú ha ido acompañado de la subyugación y asimilación de los pueblos y las tribus vecinas, principalmente los ugro-finlandeses y los túrquicos. Por eso, en el idioma ruso tenemos la variedad de las palabras de procedencia no eslava. La nación ucraniana se formaba de manera distinta: mediante la unificación de los diferentes grupos étnicos rusos eslavos del sur. Por tanto, la lengua ucraniana es más ancestral, ya que las prestaciones lingüísticas venían, en su mayoría, de los idiomas vecinos, principalmente eslavos. Así pues, la lengua ucraniana conservó la base y estructura del ruso antiguo, y es curioso, pero la podemos considerar el idioma “más ruso” y primitivo que el propio ruso moderno.

Bajo la gobernación del poder soviético se desempeñaba la política de supresión y del nacionalismo extremo. Como consecuencia lógica, a partir de los años 90, una vez se desintegró la Unión Soviética, las nuevas autoridades ucranianas decidieron romper drásticamente con todo lo ruso (más bien soviético) y, principalmente, hacer que se dejara de usar el ruso en todos los ámbitos sociales. Se puso en marcha un plan de aniquilación de la lengua rusa, que fue sustituida por el ucraniano, tanto a nivel político y oficial como en los colegios y universidades, y en la prensa y televisión de Ucrania. Dicho de otra manera, la lengua rusa prácticamente estaba prohibida en el país, distanciando las relaciones de amistad. Sin embargo, con el paso del tiempo (cambio del régimen político) y, dado sus lazos históricos y afinidades culturales, el ruso ha sido y sigue siendo la lengua básica de comunicación en las regiones centrales y orientales de Ucrania y del sur, sobre todo, en la península de Crimea. Aún más, es el segundo idioma por la difusión en sus regiones centrales y occidentales, y, después del ucraniano, la lengua más difundida entre la población no rusoparlante.

No obstante, hasta el día de hoy las cuestiones sobre el idioma siguen teniendo una tensión bien elevada y causan la escisión de la sociedad. El 4 de julio siete diputados de la Rada, el parlamento ucraniano, comenzaron una huelga de hambre, mientras que los otros miembros de la oposición llegaron a la “Casa Ucraniana”, centro de las relaciones internacionales en Kiev, con manifestaciones que protestaban contra la Ley de Idioma Regional. Según esta ley la lengua rusa obtiene el status del segundo idioma oficial en la gran parte del país, incluso en la provincia de Kíev. Por otro lado, si la ley está aprobada, la lengua rusa no adquirirá ninguna de las preferencias especiales, pues el ucraniano seguirá siendo el único y principal idioma del estado. No obstante, los que hacen las protestas creen que si dicha ley entra en vigor, el país caerá con el riesgo de perder su identidad nacional y romperá con sus orígenes.

Al mismo tiempo, si nos alejamos de la gran política y nos fijamos en el pueblo y lo que nos dice la estadística, veremos que a pesar de todo, el idioma ruso tiene mucha relevancia en la sociedad ucraniana (el 60 por ciento de la población habla ruso). Y no menos de la mitad de los propios ucranianos preferirían seguir usando el ruso como el segundo o, a veces, el primer idioma. Aún más, en Ucrania en algunos círculos de la sociedad se cree que si uno habla los dos idiomas es un rasgo de buen gusto y de pertenencia a una cierta clase social.

No obstante, no deberíamos olvidar que cada idioma aparte de ser una joya de un pueblo, es una herramienta muy valiosa de comunicación y no sirve para distanciarnos, sino al contrario para que hablemos y nos comprendamos los unos a los otros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.