www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PRIMER CORTOMETRAJE DE LA ESCRITORA

Elvira Lindo: "Los chorizos dan mucho de sí literariamente, y en España hemos estado sobrados"

jueves 12 de julio de 2012, 01:05h
La escritora Elvira Lindo acaba de llenar el casi único hueco que quedaba en su prolífica carrera. Después de dar a luz algunos de los mejores libros infantiles, escribir novela para adultos y ver en la pantalla -grande y pequeña- adaptaciones en largo de algunas de sus obras, después de verano llegará Papá se ha ido, un cortometraje inspirado en el texto homónimo de la madre de Manolito Gafotas. Dirigido por Sonia Sebastián y protagonizado por Celia Freijeiro y Eulalia Ramón, la cinta cuenta "una pequeña historia de apariencia realista pero llena de misterios y de palabras que significan más de lo que aparentan". Así lo ha expresado Lindo en una entrevista con El Imparcial cuando se encuentra inmersa, además, en la promoción de su último libro Lugares que no quiero compartir con nadie.
El origen de este corto es una obra de microteatro en la que también trabjó con la directora, Sonia Sebastián. ¿Cómo empezó su relación con esta nueva modalidad de teatro cada vez más en auge?
En realidad, mi relación comenzó antes con Sonia Sebastián. Nos conocimos, y al poco tiempo ella me propuso escribir una historia para el Micro. Yo le cedí una que ya tenía La sorpresa del roscón. Me gustó tanto la experiencia y el trabajo de Sonia y de los actores fue tan bueno, que luego le di Papá se ha ido.

¿Qué le parecen estas iniciativas? ¿Ayudan a mantener a flote la cultura teatral en momentos de crisis?
Creo que cada espectador lo recibe de una manera. Hay jóvenes que nunca van al teatro y, sin embargo, se apuntan a esta experiencia alternativa. Y está la gente que suele ir al teatro y le gustan las nuevas experiencias. Para mí es un regalo sentir la experiencia teatral tan cerca.

Es complicado encontrar en la Red una sinopsis de Papá se ha ido, es casi un misterio… ¿cuál es el argumento?
Papá se ha ido es una pequeña historia de apariencia realista pero llena de misterios y de palabras que significan más de lo que aparentan. El espectador tiene que deducir mucho más allá de lo que ve y escucha. Una joven va a ver a su madre después del trabajo. No puedo desvelar más. Cada frase de ese diálogo entre madre e hija nos descubre algo.

¿Qué quería contar, en el fondo, al lector y ahora espectador con esta historia?
Jamás tengo ningún mensaje. Quería observar a dos seres humanos en un momento íntimo, delicado, mágico.

¿Cómo fue el rodaje del corto? ¿Se entiende bien con Sonia también en cine?
Me encanta la manera de trabajar de Sonia. Tiene mucho talento y es muy trabajadora. Confío mucho en ella y no será la última vez que ponga un texto en sus manos.

Y en cuanto a las actrices, ¿cómo fue el casting?
Las actrices son magníficas. Las dos. Lali es amiga mía desde hace muchos años y Celia es amiga desde hace poco. Me encanta la relación que se ha establecido entre ellas.

Ya se han adaptado al cine –hasta ahora sólo en largos- varias de sus obras... ¿cómo es ver en la pantalla lo que ha salido de uno mismo?
Es algo natural porque yo siempre escribo imaginándome con mucha precisión la situación que estoy contando. Imagino a mis personajes hablando, moviéndose, existiendo… Así que es lógico tenerlos de pronto en una pantalla o en un escenario.

¿Cuesta para un escritor tener que renunciar a aspectos de sus relatos que no entran en el metraje de un corto o un largo cinematográfico?
Si la película o la obra son buenas se renuncia sin pena alguna.

Microteatro, cortometrajes, twitter… parece que vivimos un tiempo en que lo breve gana cada vez más espacio ¿Cómo lo valora? ¿Se está perdiendo la paciencia, buscamos demasiado el ‘aquí y ahora’?
No lo valoro así. El Microteatro hace homenaje al relato corto, al cuento. Y eso lo convierte en una experiencia mágica. Además, como te digo, la cercanía con el espectador es tan intensa que sólo se puede mantener en una duración limitada de tiempo.

Es usuaria de las nuevas tecnologías: tiene su web, con blog incluido, actualiza Twitter a menudo… ¿qué papel cree que juegan actualmente en el trabajo de un escritor, además de, claro está, la promoción?
Pues todo depende del escritor, claro. Mi afición a las redes es grande, aunque tengo ayuda. Xavi Menós me lleva las páginas y me ayuda a que estén bonitas y a no meter la pata. También entiendo que haya escritores a los que esto no les interese nada. Jamás pienso que lo que yo hago sea lo correcto.

¿Y en cuanto al periodismo? ¿La información de los ciudadanos en las redes puede considerarse una fuente de información útil?
Se ha dicho muchas veces: hay que distinguir entre comunicación e información. Con las redes nos comunicamos, compartimos información, pero son los periodistas quienes se dedican a buscarla, a investigar, contrastar, verificar… Y eso es un trabajo que no puede hacer cualquier ciudadano.

Actualmente está inmersa en la promoción de su última novela: Lugares que no quiero compartir con nadie. ¿Con qué va a encontrarse el lector en este libro?
Con un diario sincero, a veces cómico, a veces grave, de mi vida en Nueva York.

¿Qué le llevó a escribir un libro que, como ha dicho, habla de cosas muy personales, que no quería compartir con nadie?
Es algo que jamás había hecho y repetiré la experiencia. Me sentó muy bien en todos los sentidos. Hacer literatura de la realidad es una experiencia muy satisfactoria, yo diría que incluso psicológicamente. Al menos lo ha sido para mí.



Desde 2002, cuando, publicó la última entrega de su personaje más mítico, Manolito Gafotas, no escribe literatura infantil. ¿Le surgen últimamente más historias para adultos?
Yo escribo según mis inquietudes de cada momento… Llevo muchos años sin escribir un libro juvenil. Quién sabe, igual este es el momento de regresar a mi personaje y escribir otro episodio.

¿Qué relación tiene con el personaje? Imagino que le tendrá cariño después de tantos años…
Yo adoro a mi personaje, claro, me ha dado muchas cosas, y muchos amigos fuera de España. Pero me gusta, como véis, hacer otras cosas.

¿Qué diferencia hay, como escritora, en publicar para público infantil y para público adulto? ¿Se mueve más a gusto en alguno de los dos campos?
Yo me mueve a gusto en todo lo que hago, si no fuera así, no lo haría, porque no estoy obligada a escribir nada. Escribo los libros que quiero. Y escribo libros para niños con el mismo compromiso que cuando lo hago para adultos.

Además de seguir publicando libros, tampoco abandona sus columnas en prensa. ¿Se enfrenta de diferente manera a la escritura cuando se trata de ficción que cuando la base es la actualidad de los periódicos?
No, yo me enfrento a todo con la misma vocación. Soy intensa escribiendo. Eso hace que escribir me canse mucho.

Con la que nos está cayendo, ¿es más agradable escribir ficción?
No, escribir para la prensa es muy excitante. Te coloca semanalmente en el mundo en el que vives.

De la convulsa actualidad que analiza en sus columnas –desde el famoso rescate, a los recortes, los escándalos de Dívar o el aumento del número de personas en situación de pobreza, según algunos de los últimos post de su blog-, ¿cuál podría servir como base para una buena novela?
Todo puede servir para una buena novela. Los chorizos dan mucho de sí literariamente, y en España hemos estado sobrados de mangantes.

¿Supera la realidad a la ficción?
No. La ficción se nutre de la realidad, aunque últimamente parecería que la realidad copia la ficción, por el absurdo en el que estamos inmersos.

Aunque hace poco más de medio año desde la publicación de su último libro… ¿algún proyecto a corto plazo?
Una película que tiene lugar en Nueva York de la que en breve podré contar más. Y… puede que un nuevo Manolito.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.