www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Mar Báltico: un mar de libertades y de encuentros

Izabela Barlinska
x
ibarlinskaelimparciales/11/1/11/23
viernes 20 de julio de 2012, 20:32h
Algunos opinan que la Europa unida nació al lado del Mar Báltico y que Liga Hanseática fue sin duda el precursor de la idea europea moderna.

Hansa, la Liga Hanseática, fue una federación de ciudades del norte de Alemania y de comunidades de comerciantes alemanes en el mar Báltico, los Países Bajos, Noruega, Suecia, Inglaterra, Polonia, Rusia, parte de Finlandia y Dinamarca, así como regiones que ahora se encuentran en Estonia, Letonia y Lituania, para proteger su comercio y sus intereses.

En 1358, los comerciantes comenzaron a fundar gremios en cada ciudad, con la intención de comerciar con las poblaciones del interior de los países ribereños, especialmente en las zonas menos desarrolladas del Báltico, ricas en recursos de madera, cera, ámbar, resinas, pieles, centeno y trigo. La Liga dominó la actividad comercial en el norte de Europa desde el siglo XIII hasta el siglo XV.

Este año se conmemora el 20 aniversario de la fundación del Consejo de Estados del Mar Báltico, que es, en cierto modo como lo fue la Liga Hanseática, una asociación para unir las naciones, conectar sus economías y construir puentes entre sus culturas, en especial para acerca los países de la Europa Central y la Occidental, intensificar sus relaciones de cooperación y la coordinación entre los Estados del Mar Báltico.

Evidentemente, esta iniciativa de Dinamarca y Alemania ha sido posible solamente después del giro político en 1989, el colapso de la Unión Soviética, la reunificación de Alemania, y la recuperación de la independencia por los países bálticos. Antes, el Mar Báltico, a causa de la Cortina de Hierro, había sido el mar de división entre el Este y Oeste, y la región oriental había quedado relegada, como resultado de las tensiones de la Guerra Fría, a los márgenes políticos de Europa.

Cuando el Consejo inició su trabajo en 1992, sólo Dinamarca y Alemania eran miembros de la Unión Europea, mientras que hoy ocho estados del Báltico pertenecen a la UE. La seguridad energética, la cooperación en el campo de la educación y la cultura, el intercambio de estudiantes y el desarrollo de los contactos dentro de la sociedad civil se cuentan entre los objetivos del Consejo, que prolonga y que renueva la antigua tradición de la red de las asociaciones urbanas y corporativas del Mar Báltico, que vuelve a ser, así, un mar de libertades y de encuentros.

Izabela Barlinska

Politóloga

IZABELA BARLINSKA es Doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid e investigadora asociada de Analistas Socio-Políticos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(2)

+
0 comentarios