www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY, LA GENTE ESTÁ QUE BRAMA

sábado 11 de agosto de 2012, 17:59h
Luis María Anson publicó en el diario El Mundo el artículo que reproducimos íntegro a continuación:

"Mariano Rajoy cree más bien poco en los medios de comunicación. La consideración que le merecen los profesionales del periodismo es perfectamente descriptible. Los periodistas para él, salvo excepciones, no pasan de ser mambrullos parlanchines. Mantiene la idea de que los periódicos impresos, hablados, audiovisuales, digitales y las redes sociales tienen escasa influencia en los resultados electorales. Es verdad que José María Aznar ganó las elecciones con la televisión y el diario adicto en contra. Es verdad que Mariano Rajoy derrotó al PSOE que dominaba los medios públicos. Pero Aznar ocupó la silla curul del Palacio de la Moncloa gracias a que Anguita estaba comprometido en la hostilidad a Felipe González y que ese compromiso se debió sustancialmente a la habilísima posición de Pedro J. Ramírez y a este periódico. También es verdad que los medios de comunicación, incluso el diario adicto por una cuestión de personalismo, fustigaron a Zapatero hasta convertirlo en un adefesio garlero. Propiamente, Rajoy no ganó las elecciones del 20-N; las perdió, no Rubalcaba, sino Zapatero, a causa de sus ocurrencias y despropósitos, aireados por los medios de comunicación.

Se equivoca, en fin, el presidente del Gobierno y de medio a medio. Si no establece una comunicación seria con los periódicos impresos, hablados, audiovisuales, digitales y las redes sociales, hasta las ranas del estanque del Retiro clamarán por su dimisión. La gente está que brama. No entiende por qué el presidente continúa dando lanzadas a un dios muerto. Todas las medidas tomadas por Rajoy, si se hubieran anunciado de golpe en enero pasado, consensuadas con el PSOE, habrían sido aceptadas y comprendidas por la inmensa mayoría de los ciudadanos. Pero no, había que prestar atención a Arriola que aseguraba la victoria del PP en Andalucía por mayoría absoluta si no se hacía nada. Un mes antes de las elecciones vaticiné en este periódico el triunfo del Frente Popular porque me parecía claro que Arenas se craquelaría contra una región subsidiada y contra una televisión nacional y otra autonómica que hacían propaganda diaria de la izquierda.

A Rajoy le queda poco tiempo para rectificar su política de comunicación. No puede continuar bizqueando. Los recortes y reformas que ha hecho parecen suficientes para sacarnos de la crisis siempre y cuando la caravana de las huelgas y los conflictos sociales no deterioren más la situación. Aunque se disponga de mayoría absoluta, no se puede gobernar en tiempos de crisis profunda sin contar con la opinión pública y con la oposición responsable. Solo han pasado ocho meses de la victoria del 20-N y Mariano Rajoy está contra las cuerdas. Si quiere zafarse del acoso al que se encuentra sometido, si desea estibar los fardos que le agobian sobre las espaldas, deberá establecer una inteligente política de comunicación que le permita explicar a la opinión pública qué es lo que hace y por qué lo hace. Ha perdido ya mucho tiempo y el clamor de hostilidad hacia su persona crece de forma vertiginosa. Pero todavía está a tiempo de contener la hemorragia. Si rectifica la tórpida consideración que le merecen los medios de comunicación y los pone a su favor, taponará las heridas abiertas. En otro caso, se desangrará".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.