www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MODELO

Gisele Bündchen: "Es difícil que alguien piense que además de un físico puede haber una mente brillante"

lunes 20 de agosto de 2012, 17:37h
La modelo brasileña lleva quince años de imparable carrera, no hay pasarela ni contrato publicitario que se le resista, convierte en oro todo lo que toca y por esto es una de las top model más cotizadas en todo el mundo. Casada desde 2009 con el jugador de fútbol americano Tom Brady, ambos son padres del pequeño Benjamin que va a cumplir tres años y aunque todo apunta a que van a darle un hermanito, la brasileña y su esposo no están dispuestos a confirmar ni desmentir por el momento el rumor. Ambos forman una de las parejas más envidiadas y guapas del panorama social y no es para menos, el dúo formado por la modelo y el deportista está considerado por Forbes como la segunda pareja más poderosa del mundo. Sin embargo, detrás de esa belleza se esconde una mujer solidaria y familiar, amante de su trabajo y luchadora por naturaleza.
Llevas una carrera imparable, ¿te queda algo más por cumplir como modelo?
Esto solo es el principio. Me siento igual que cuando me gradué en el instituto. Llevo media vida en esta profesión y he aprendido un montón de cosas.

¿Con qué momento de toda tu carrera te quedas?
¡Son tantos! Pero recuerdo un trabajo muy divertido: Estábamos en un estudio de grabación y no sabíamos que nos estaban grabando mientras cantábamos. Luego, justo en el momento en que me escuché cantar, me hicieron una foto. Te diré que no fue precisamente una buena foto.

¿Qué es lo mejor de ser modelo?
Es una profesión gracias a la que conoces a mucha gente, muchos lugares...

¿Y lo peor?
Las prisas, las esperas en los aeropuertos y el no poder pasar tanto tiempo como quieres con tu familia.

En tu profesión hay muchos tópicos, ¿son ciertos?
Si eres modelo es difícil que alguien piense que además de un físico puede haber una mente brillante.

Profesionalmente has llegado muy alto, ¿te lo imaginabas alguna vez?
Cuando empecé todo fue muy difícil pero ahora he conseguido todo lo que me he propuesto, no puedo quejarme.

¿Cómo fueron tus inicios?
Bastante difícil. Hice más de cuarenta castings y no me cogían. El mundo de la moda es un difícil camino.

Pero de pequeña ya serías el centro de todas las miradas...
¡Qué va! Cuando era niña era muy alta, mucho más que los miembros de mi familia y esto me hacía sentir mal. Poco a poco comprendí que el ser diferente no es malo y conseguí la armonía que necesitaba para estar bien conmigo misma.

¿Qué consejo les darías a las jóvenes que quieren ser modelos?
Que descubran su propio talento. Todos tenemos un don, solo hay que encontrarlo. Y si no triunfan de modelo, que no se desanimen, pueden dedicarse a cualquier otra profesión.

¿A cuál te hubieras dedicado tu de no ser modelo?
No lo sé. Antes de ser modelo quería ser jugadora de voleibol o cantante aunque no sé cantar. Tal vez estaría viajando por el mundo y ayudando a la gente.

Al ser madre imagino que tus prioridades han cambiado...
Sí, mi familia es ahora mi prioridad. Quiero sembrar amor y bienestar, ser un foco de energía positiva.

¿Qué sientes al ser madre?
Ser madre es un gran desafío pero me encanta, es algo que te compensa por todo.

¿Cuál es la parte más difícil de ese desafío?
Cuando tuve a Benjamin había muchas veces que me sentía insegura. Durante el primer mes apenas dormía pensando si el bebé respiraba, por suerte me ayudó mi madre.

¿Qué has aprendido de tu experiencia como madre?
Que soy una todoterreno, como todas las madres. Para mí no hay nada más grande que criar a un hijo.

¿Cuál es ahora tu objetivo?
Tener una gran familia y ayudar en todas las causas que pueda.

¿Entonces quieres una familia numerosa?
Sí, dos hijos desde luego. Trabajar y ser madre requiere equilibrio y todavía estoy buscando el mío.

¿Has pensado en dejar las pasarelas?
No voy a dejar ni las pasarelas ni mi carrera de modelo. He reducido el número de proyectos, de sesiones fotográficas, de días de rodaje y de clientes porque quiero estar más con mi hijo y con mi familia.

¿Cómo consigues mantenerte en forma?
Benjamín siempre está corriendo y yo tengo que seguirle. También llevo diez años practicando yoga y a veces hago Kung Fu.

A pesar de ser madre sigues cuidándote...
Sí porque cuanto mejor me sienta yo, mejor madre seré.

¿Haces dieta?
No, no sigo dietas. Me encanta la lasaña y la sopa de pollo que hace mi madre y las barbacoas que hace mi padre. Normalmente suelo acabar las comidas con una buena mousse de chocolate, es mi debilidad.

¿Cómo es un día normal en la vida de Gisele?
Por la mañana me levanto y juego con mi hijo en su habitación, desayunamos y yo salgo a hacer deporte. Cuando vuelvo seguimos jugando y sobre la 1 empiezo a trabajar en la oficina que tengo en casa. Por la tarde cuando se va la canguro salimos a dar un paseo y cuando Tom vuelve de entrenar cenamos juntos. Además le leo a mi hijo un cuento antes de dormir.

¿Cómo es Tom, tu marido?
Es una persona honesta y de buen corazón. Siempre ve lo mejor de cada uno y es alguien en quien se puede confiar. Es todo corazón. Una gran cualidad.

¿Y tú cómo eres?
No tengo nada especial, soy muy normal, me gusta hacer deporte y pasar el máximo tiempo posible con mi familia y mi hijo.

¿Qué te hace reír?
Mi hijo. Todo lo que hace me divierte.

¿Y qué te hace llorar?
Soy tan sensible que lloro por cualquier cosa, sobre todo por los niños. Los niños y los animales son seres indefensos y todo lo que les ocurra es devastador.

¿Echas de menos Brasil?
Sí, pero suelo ir cinco o seis veces al año. Además, por mi cumpleaños siempre me traigo a mi familia, me siento muy cerca de ellos. Es muy importante para mí tener este respaldo.

Has participado en varias películas, ¿te gustaría seguir con tu carrera cinematográfica?
No, estoy contenta con lo que he hecho y no tengo pensado emprender una carrera cinematográfica a menos que Pedro Almodovar me llame... Admiro su trabajo.