www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crítica de cine

Headhunters: El cazador, cazado. Por Alicia Huerta

domingo 26 de agosto de 2012, 11:56h
Cuando Tyldum leyó la novela del escritor y músico noruego Jo Nesbo, enseguida quedó fascinado por su protagonista, Roger Brown. En ese momento, el director se encontraba además buscando material para su siguiente trabajo y vio en el libro todo lo necesario para llevar a la gran pantalla un thriller de ritmo vertiginoso, capaz de entretener, impresionar e, incluso, de hacer reflexionar al espectador. La acción empieza, precisamente, con la voz en off del protagonista, que reflexiona acerca de lo difícil que resulta conseguir el éxito cuando sólo se mide 1,68. Él lo sabe por propia experiencia: es uno de los más reputados cazatalentos de Noruega, posee una casa que vale varios millones y está casado con una belleza a la que quieren conquistar todos los hombres. Brown, a quien interpreta el famoso actor noruego Aksel Hennie, ha tenido que aprender a compensar esos centímetros que le faltan a costa de llevar un altísimo nivel de vida que con su sueldo, en realidad, no puede permitirse. A su esposa le hace regalos carísimos constantemente, el último de ellos, una galería de arte, a pesar de que su mujer lo que verdaderamente desea es un hijo que él no quiere darle.

La única forma de llevar la vida de la que él mismo alardea en su presentación consiste en utilizar su puesto de headhunter para enterarse de las obras de arte que guardan los aspirantes a un trabajo en sus casas, así como acceder a la información acerca de las medidas de seguridad, horarios de los que viven en la casa, etc. Basta con concertar una entrevista para el cliente y aprovechar ese espacio de tiempo para dar el golpe, con toda una serie de medidas de protección para que nada pueda salir mal. Luego, el cómplice, Ove, se encargará de llevar la obra al comprador. Sin embargo, el dinero sigue siendo un problema para el que cree encontrar la solución definitiva cuando su esposa le presenta en la inauguración de la flamante galería a Clase Grove, un ex militar especializado en la localización de personas, que guarda un valioso Rubens en su casa a la espera de que sea valorado y vendido a una galería de arte o un museo. Es el golpe que Roger estaba esperando para resolver de una vez por todos sus problemas financieros, aunque, por supuesto, enseguida se convertirá en el mayor de los fracasos, que puede costarle la vida. Es precisamente cuando se encuentra dentro de la casa de Grove con el valioso cuadro ya en sus manos, cuando la trama da un giro inesperado y la acción empieza a ir a mil por hora. El descenso a los infiernos del cuidadoso y metódico protagonista sirve para que haya escenas más propias del cine de terror que del cine de intriga.

Así, si durante la primera hora de metraje, la pauta es la de darnos a conocer a los personajes y todos los datos acerca de la vida del protagonista con un ritmo más bien pausado, a partir de ese momento, no hay excusa para despegar los ojos de la pantalla. Haciendo gala de un inteligente humor negro, la cinta consigue una originalidad y una tensión que combinan de maravilla con la profundidad de sus personajes. Además de Brown y de su esposa, a quien da vida la debutante Synnove Macody Lund, destaca el personaje de Clas Greve, interpretado por Nikolaj Coster-Waldau y que se convierte en el peligroso rival de Roger. Ove, con Elvind Sander, es, por el contrario, el cómplice algo surrealista y chapucero; y, por último, Lotte, a cargo de Julie Olgaard, es la amante sin aparente compromiso que sirve al protagonista para luchar un poco más contra el evidente complejo de inferioridad que le produce su estatura. Se trata, en su conjunto, de un reparto muy bien elegido, tan compacto que a pesar del evidente protagonismo de Hennie, la cinta se sustenta en la creíble intervención de todos ellos. Porque todos son importantes.
Headhunters ya se ha convertido en la cinta noruega más exportada y se entiende que Hollywood ya haya encargado el guión para hacer cuanto antes el correspondiente remake.