www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PNV Y BILDU: FRENTE SECESIONISTA EN EL PAÍS VASCO

sábado 01 de septiembre de 2012, 17:55h
Reproducimos a continuación el artículo que sobre este tema publicó Luis María Anson en El Mundo

“Resulta que Jaime Mayor Oreja tenía razón. La negociación política, de tú a tú, entre Eta y Zapatero, que bordeó por parte del presidente socialista la colaboración con banda armada, robusteció el proceso de rendición. Por la paz conseguida, teórica porque los etarras ni se han disuelto ni han entregado las armas, se hicieron suculentas concesiones políticas: la legalización de los brazos políticos de Eta, la gobernanza de Guipúzcoa, el control de docenas de municipios, entre ellos el de San Sebastián, y una representación agresiva en el Congreso de los Diputados. Y que no se venga con la cantinela de que los etarras y proeta-rras se lo ganaron gracias al voto popular. Desde hace cuarenta años, el País Vasco soporta la dictadura del miedo. Las elecciones allí no son libres. Los ciudadanos viven bajo coac-ción, acentuada ahora donde gobierna Bildu.

Como siempre, Ignacio Camacho ha escrito el artículo sagaz. Para el gran escritor, la gestión de Patxi López “va a acabar en su previsible desalojo y en una peligrosa mayoría soberanista. La que se dice una jugada histórica”. Resquebrado el PP tras ocho meses de contradicciones, reformas y recortes; a la deriva el PSOE, en busca de un liderazgo al que aspira, por cierto, Patxi López, las soluciones que dibujan las encuestas en las elecciones del 21-O, que se celebrarán bajo la dictadura del miedo, son dos: gobierno del PNV con el apoyo del Partido Socialista o frente secesionista con la alianza entre los nacionalistas vascos y los proetarras de Bildu.

La primera fórmula ha prevalecido en las provincias vascongadas durante largos años, entre otras razones porque el PNV es un partido democrático que no podía agarrarse al brazo político de Eta. El PNV puede aliarse con el Partido Socialista y mantener el statu quo, entre otras razones porque es evidente que en la alianza con Bildu quien terminará mandando es Eta. Pero las cosas han cambiado desde que la banda anunció hace un año el cese de la acción armada. Urkullu puede liarse la manta a la cabeza y formar ya un frente secesionista para lanzar el órdago a la unidad de España. Son muchos los que consideran que está será la fórmula que se establecerá, aunque tal vez no en un primer envite.

He reiterado hasta la saciedad que lo grave de la herencia zapatética no ha sido la crisis económica. Lo grave es la política. Tanto en el País Vasco como en Cataluña, la disparatada política de Zapatero robusteció las posiciones del secesionismo. En Euskadi, con la legalización de los brazos políticos de Eta; en Cataluña, con el apoyo a un estatuto clara-mente anticonstitucional.

Vamos a embadurnarnos, tal vez ahora, tal vez dentro de unos años, muy pocos, con los lodos generados por los polvos de Zapatero. En el caso de las Vascongadas ha contribuido Mariano Rajoy que, acosado por la crisis económica y la revuelta sindical, no ha querido abrir el flanco de Eta y se ha olvidado de la prometida deslegalización de Bildu. El resulta-do de tanto disparate, de tanta incongruencia, es que el frente secesionista -PNV y Bildu- vela ya sus armas, las espadas en alto y la victoria a su alcance”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.