www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crítica de arte

[i]La tierra más hermosa, Cuba[/i]

miércoles 05 de septiembre de 2012, 15:23h
La atracción que Cuba ha despertado en fotógrafos como Alberto García-Alix, Cristina García Rodero o Enrique Meneses es objeto de una exposición en Casa de América que puede visitarse todavía hasta el 15 de septiembre. Retratos, escenas cotidianas, paisajes y personajes conocidos como Fidel Castro o el Che Guevara forman parte de esta muestra, que busca dejar constancia de aquello que dijo Colón cuando se topó con la isla, a la que describió como la tierra más hermosa que ojos humanos vieran.
Las fotografías que forman parte de la exposición La tierra más hermosa, Cuba, en Casa de América, destilan una visión de la isla como un reducto de viveza y espíritu libre. Las instantáneas firmadas por Alberto García Alix, Cristina García Rodero, Enrique Meneses, Tony Catany, José María Díaz Maroto, José Ramón Bas, José María Mellado, Ángel Marcos, José Manuel Díaz Burgos y José Manuel Castro Prieto, reúnen un conjunto de visiones dispares, pero semejantes en esencia, de un país atrayente para el objetivo de sus cámaras y para ellos mismos como captadores de historias.

Así, no extraña que el cariño que sienten por Cuba quede puesto de manifiesto en la factura de sus trabajos, de los que se desprende su interés por dejar constancia de las bondades de un tierra que ya fue calificada por Colón como la más hermosa que ojos humanos vieran.

Chevy Azul y Pareja bailando de José María Mellado.


El hecho de que la mayoría de las fotografías expuestas hayan sido captadas en blanco y negro impide hacer partícipe al visitante del colorido y la viveza de la cotidianidad cubana. Esto no es, sin embargo, un motivo de reproche, ya que al mismo tiempo permite despertar la imaginación de quien observa unas instantáneas de las que, en muchos casos, rezuma una intencionalidad artística evidente. Ocurre por ejemplo en la fotografía Caminos de lluvia, de García Rodero, en la que muestra a una niña de espaldas en soledad y descalza mientras camina por una carretera enmarcada por una frondosa vegetación, o también en la titulada El invitado, de la misma fotógrafa, quien capta una escena doméstica en un salón de un hogar habanero con un coche en su interior como si de parte del mobiliario se tratara. El surrealismo que se desprende de esta instantánea es también perceptible en otras incluidas en la exposición, como una firmada por Castro Prieto en la que un cocodrilo cuelga de una pared de una casa como parte de la decoración.

Los cinco retratos de García-Alix de cinco ancianos da cuenta del paso del tiempo y de la experiencia frente a la juventud que retrata Catany en cinco fotografías de jóvenes cubanos. El anonimato de los rostros de García-Alix y Catany encuentra un contrapunto en las imágenes de Meneses captadas en 1958, un año antes del triunfo de la Revolución cubana. En ellas, muestra al Che Guevara, a Raúl Castro, a Almeida, a Celia Sánchez o a Fidel Castro, a quien dedica un retrato de cuerpo entero ataviado con uniforme militar y fusil en mano.



El chevrolet de Carlitos, de Díaz Maroto, permite al visitante recrear la agitada vida cubana de tortuosas calles y frenético tráfico, así como ‘poner cara’ a los característicos automóviles que pueblan ciudades como La Habana. Invita también a hacerlo la visión de las fotografías de Mellado, en las que se sirve del gran formato y del color para presentar escenas de una gran calidad estética.

Dos series de fotografías dedicadas a la danza cubana y a los carteles de propaganda o de lucha que pueblan los rincones de la isla con consignas como Cuba vencerá o Revolución es igualdad y libertad plena, firmadas por Isabel Muñoz y Ángel Marcos, respectivamente, permiten percatarse de otras facetas de la vida del país caribeño.

Información sobre la exposición:

Lugar: Casa de América, Madrid.

Fechas: hasta el 15 de septiembre.

Entrada gratuita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios