www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Relaciones Hispano-Argelinas. Una ampliación de horizontes

jueves 13 de septiembre de 2012, 20:19h
Pronto hará dos años del desencadenamiento de las rebeliones sociales en un buen número de países pertenecientes al mundo árabe.

El Magreb no sólo no se ha visto exento de tal “sacudida”, sino que en 2011 el fenómeno adquirió en Túnez (enero) y Libia (marzo) unas dimensiones políticas y bélicas imprevisibles del todo en el otoño de 2010.

Con razón, más de un par de estudiosos y analistas del diálogo euro-magrebí -euro-mediterráneo a la larga- han puesto sobre la mesa una serie de interrogantes mayores. Tales como, ¿qué sentido y expectativas posee actualmente “La Unión para el Mediterráneo” -tan cara para los gobiernos de Sarkozy y de la Generalitat catalana durante el período del Tripartito-?. Del Magreb árabe y norteafricano, ¿qué otro asunto puede plantearse en esta coyuntura precisa en que se encuentra la Región, sino el de un futuro tan en “tela de juicio”, como su mismo historial, repleto de estancamiento institucional desde 1989?.

La crítica coyuntura financiera y económica que está atravesando la eurozona -y sus miembros mediterráneos en particular-, no favorece el reforzamiento de la red de intereses trans-euro-norteafricanos existentes. Por ello, no habría que olvidar los logros alcanzados hasta la fecha por los países ribereños del mar que está en medio de las tierras, como reza literalmente en lengua árabe nuestro Mare Nostrum.

Sin embargo, una ardua tarea de aproximación cultural, de refundación del diálogo transmediterráneo, nos aguarda en los tiempos venideros. El autor de estas cuartillas ha invertido bastante de su capital intelectual en impulsar el contacto universitario -historiográfico, en concreto- con Marruecos y Túnez. A su bibliografía específica se remite aquí para comprobación fehaciente.

La hora presente es un tanto halagüeña para el campo de las relaciones hispano-magrebíes. Quizá haya que consagrar ahora también algo de preferencia a Mauritania y Argelia. El primero de estos dos estados, debido al papel mediador que le ha conferido la geopolítica, dentro del entresijo del noroeste de África. Y, porque, además de lo anterior, Mauritania es país fronterizo-territorial del Sahara occidental y -marítimo- del archipiélago de Canarias. Remitimos al lector al libro de Memorias que lleva por título Mauritania contra viento y marea (Madrid: Casa África; La Catarata, 2012), por Moktar Ould Daddah.

En cuanto a Argelia, hay que tener en cuenta su mediterraneidad flagrante, sus pródigos recursos energéticos, y -culturalmente hablando- las huellas del pasado y los lazos del presente que interconectan la periferia levantina, murciana y balear de España con el Oranesado argelino. La costosa constitución de un Foro Hispano-Argelino y de su primera credencial publicística (Las relaciones hispano-argelinas. Contexto histórico, desafíos y proyectos comunes. Madrid, 2012) mucho le debe a un núcleo de profesores y periodistas españoles, con el catedrático Antonio Marquina en cabeza de fila.

Los ¿nuevos? aires políticos que soplan en Argel con el gobierno de Abdelmalek Sellal no han tardado en alcanzar las costas ibéricas. La voluntad aperturista hacia una bilateralidad hispano-argelina renovada se ha hecho patente con la visita del jefe de la diplomacia argelina (Murad Medelci) al ministro de Asuntos Exteriores español (García-Margallo). La intervención del Sr. Medelci, en Casa Árabe, ha venido a rematar la simbología de un reencuentro oficial. Si en el futuro que aguarda a los acuerdos, se fuera traduciendo lo oficial en realidades palpables -mensurables- habría valido el esfuerzo del ministro Margallo, aunque también el de los miembros constituyentes del Foro Hispano-Argelino.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.