www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ignacio González sigue la estela de Esperanza Aguirre

martes 02 de octubre de 2012, 16:38h
Menudo susto se ha debido llevar el pobre Rajoy cuando Ignacio González, el sucesor de Esperanza Aguirre al frente de la Comunidad de Madrid, ha tomado la palabra en la reunión de los dirigentes de las Comunidades Autónomas. El presidente del Gobierno, como suele ser habitual en él, no quería que se hiciera demasiado ruido y, mucho menos, que se desataran los enfrentamientos entre los asistentes a la solemne ceremonia. Quería paz y unanimidad. Gracioso.

Pero González, como hubiera hecho Aguirre, se ha saltado el guión y ha culpado a las “amenazas territoriales”; esto es, a Artur Mas y compañía, de la falta de financiación. Pues como todo el mundo sabe, menos Rajoy y Artur Mas, Europa, que anda rumiando cómo y cuándo se produce el esperado rescate de España, lo primero que exige es que el derroche de las Comunidades Autónomas se frene de una vez.

Porque todo el mundo sabe, menos Rajoy y Artur Mas, que ese despilfarro de las Comunidades se utiliza, en buena parte, en pagar los cuantiosos gastos de propaganda, embajadas etcétera de sus políticas secesionistas, sobre todo en Cataluña y el País Vasco. Y ese saco sin fondo, además, claro está, se dedica a los suculentos sueldos de 17 ministros de cada ramo, con sus cochazos, comilonas, multitudinarios equipos de asesores, amiguetes que les rodean y un interminable etcétera.

La llamada Conferencia de Presidentes no parece haber servido para mucho. Cada uno ha mantenido el guión previsto; es decir, se han quejado de la escasa financiación destinada a cada Comunidad que ha aprobado el Gobierno en los Presupuestos Generales y se han marchado a sus respectivas y lujosas sedes tan contentos.

Al menos Rajoy se ha quedado tranquilo al ver que entre los presidentes autonómicos del PP no han saltado chispas. Han aceptado, aunque a regañadientes, la financiación prevista. Sólo Ignacio González ha utilizado el micrófono para propinarle a Artur Mas el capón que todos tenían ganas de darle. Pero que nadie se ha atrevido por no acelerar el pulso al presidente del Gobierno. Paz y amor.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.