www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

con naomi watts

Crítica de cine: Lo imposible, el estreno más esperado de José Antonio Bayona

domingo 14 de octubre de 2012, 11:31h
Con sólo un largometraje como director, El orfanato, el joven director José Antonio Bayona ya sabe, sin embargo, lo que es la expectación del público ante su siguiente trabajo. Se trata, en todo caso, de un filme con muchos ingredientes para provocar el interés de los espectadores. Por Por Alicia Huerta
Con sólo un largometraje como director, El orfanato, el joven director José Antonio Bayona ya sabe, sin embargo, lo que es la expectación del público ante su siguiente trabajo. Se trata, en todo caso, de un filme con muchos ingredientes para provocar el interés de los espectadores.

En primer lugar, porque narra la historia de una de las catástrofes naturales más terribles e impactantes de la historia: la serie de devastadores tsunamis que siguieron a un terremoto de magnitud 9.3 y que arrasaron las costas del océano Índico con un saldo de 230.000 muertos. En segundo término, porque la historia que cuenta es real: se trata de la experiencia vivida por una familia madrileña que se encontraba de vacaciones en un lujoso resort de Tailandia y que, aunque se vio engullida y separada por la ola asesina, consiguió salvarse para volver a reunirse en medio del caos que se produjo. Bayona asegura que la idea del filme le llegó, precisamente, cuando escuchó en la radio a la madre narrarando en primera persona el infierno que había vivido. El tercer ingrediente importante con el que cuenta la cinta para atraer a un público que claramente también se busca fuera de nuestras fronteras, es el relativo al reparto: dos de los actores más conocidos y en boga del momento, Naomi Watts y Ewan McGregor, son los encargados de dar vida al matrimonio español, al que se le ha adaptado el apellido al inglés, ya que toda la película está rodada en este idioma.

Y es que el último filme de Bayona apunta sin complejos a la exportación. Ya en el caso de El Orfanato, que lleva recaudados 60 millones de euros de los cuales 55 han llegado de fuera de nuestro país, se pudo comprobar que la calidad se vende sola en cualquier lugar del mundo. Con un presupuesto de 30 millones de euros, capital íntegramente español, “Lo Imposible” es un relato que apela a los sentimientos, al afán de superación y, por qué no decirlo, también a la buena suerte o a algo más cercano al milagro. El guion, acertadamente, lo deja a elección del espectador, aunque ese mismo guion deje escapar la oportunidad de fijarse con más intención en los otros, en aquellos que perdieron a todos sus seres queridos, a quienes casi parece que no quiera mirar, como si se empañase la trama, a pesar de que el cine europeo en general – o por tradición – hubiera elegido, quizás, la historia de una familia sin tanta suerte como la que tiene la que se retrata el filme. Sin embargo, ya sabemos que no ocurre así en Estados Unidos y el final feliz de una familia de cinco miembros que no pierde a ninguno de ellos es, desde luego, el que hubiera querido Hollywood para llevarlo al cine. Claro, que esto tiene un precio: la intensidad emocional de la cinta, que tiene momentos en los que a uno le asoman las lágrimas sí o sí, a veces raya peligrosamente la zona más sensiblera y está a punto de naufragar en las propias lágrimas que provoca.

Se trata, en todo caso, de una cinta de factura técnica más que impecable. Los efectos especiales y la utilización de un tanque acuático de enormes dimensiones en los estudios de la Cuidad de la Luz en Alicante sirven para filmar escenas típicas del género de catástrofe nunca filmadas hasta ahora en nuestro cine. Y el resultado es magnífico. Hay también localizaciones reales como el hospital de Tailandia que acogió a las víctimas reales y que todavía sigue en funcionamiento. Bayona consigue efectos de total credibilidad aunque, al final, la mayor dosis de credibilidad y de intenso dramatismo la encontremos en la interpretación de uno de los personajes. Es, sin lugar a duda, la interpretación de Tom Holland, el joven actor y bailarín británico de 16 años, lo mejor de “Lo Imposible”. Él refleja, como ningún otro personaje, la pérdida, el desconcierto, el miedo, pero al mismo tiempo, la lucha, la compasión y la solidaridad. Sus carreras por el hospital tailandés, al que llega con su madre herida, para ayudar a otras personas a encontrar a sus seres queridos constituyen ese momento de realidad dolorosa que se abre a los demás, dejando que el sufrimiento se expanda y se mezcle con la alegría de quien encuentra al familiar que busca. Holland es expresivo, valiente y generoso con su papel. Gracias a él, los dos grandes actores que encabezan el reparto encuentran su sitio, especialmente Naomi Watts, “ayudada” por sus heridas físicas, ya que, por el contrario, a Ewan McGregor le encontramos mucho menos convincente, quizás sólo inexpresivo o demasiado cursi.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.