www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPLANA POR LA LIBERTAD

martes 22 de abril de 2008, 21:30h
Adhesión inquebrantable, apoyo incondicional, expresiones incompatibles con un ejercicio democrático rectamente entendido. En Elche, Rajoy no se atrevió a proclamar “maricón el que no me vote” porque eso ya no es políticamente correcto. A los maricones se les llama ahora homosexuales o gays y la denominación hiriente se ha quedado precisamente en los tiempos de las inquebrantables adhesiones.

Así es que Eduardo Zaplana, el hombre que ha hecho lo que Rajoy debió hacer, se pregunta cómo Camps, Valcárcel o Arenas proclaman el voto incondicional de los compromisarios de sus respetivas autonomías en favor de Rajoy. Seguramente será así. Pero ya que no existe democracia interna en el PP por lo menos habría que cubrir las apariencias. Los compromisarios son libres de votar a quien consideren conveniente o para hacerlo en blanco. Anticipar su voto como una cuestión de hecho supone una vejación inadmisible para su libertad individual.

Los marianitas, en defensa de sus poltronas de Génova, han cegado ya todos los caminos de la disidencia interna. El que se desmande no saldrá en la foto. Se le considerará un traidor. Inaceptable sería que semejante decisión se hiciera tras la victoria electoral. Pero después de dos severas derrotas, eso instala a Rajoy en el despropósito. Cuando Fraga perdió, buscó a un líder joven y, al segundo intento, lo encontró. José María Aznar terminó derrotando a Felipe González, el político más importante del siglo XX español y, luego, alcanzó la mayoría absoluta, dilapidada por Rajoy en 2004 en una campaña de pavo real que fue la más torpe que recuerda la democracia española.

Bien, pues, por Zaplana. Desde la moderación y el buen sentido ha dicho lo que debía decir, ha salido en defensa de la libertad y la democracia en su partido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.