www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El poder judicial y la garantía de la Constitución

miércoles 24 de octubre de 2012, 19:52h
La ventaja más visible del principio de la revisión judicial es que ofrece una garantía sólida frente a la posibilidad de que una ley ordinaria o un decreto del Ejecutivo contraríen normas constitucionales. La materialización de este principio requiere, como es obvio, de jueces probos e idóneos, capaces además de hacer valer la independencia del Poder que integran mostrándose impermeables a las presiones procedentes de las otras ramas del gobierno. De este modo, el poder judicial, como verdadero custodio de la Constitución, resguarda también las libertades de los ciudadanos frente a la injerencia creciente de un Estado que amenaza con inmiscuirse en lo mínimos pormenores de sus vidas.

En cambio, si los jueces se prosternan ante el Ejecutivo de turno o convalidan con su silencio todas acción legislativa, la indefensión se apodera de los ciudadanos que se quedan sin esa salvaguardia esencial destinada a impedir entre otras cosas que la regla mayoritaria sea entendida como un cheque en blanco librado a los gobernantes para que actúen sin otros límites que los que su sola voluntad les imponga.

La Argentina atraviesa una situación en la cual la independencia de la Justicia es considerada por muchos como la última esperanza que nos queda para evitar el desplazamiento de un sistema político por otro. Me refiero, más precisamente, al desplazamiento de una democracia republicana que todavía subsiste, cuando menos, en la letra de la Constitución, por otro sistema que, más allá de las denominaciones (“democracia dirigida” es para mí la más ajustada) funciona en la práctica como una autocracia electiva que por lo visto pretende haber llegado para quedarse.

Son numerosas las causas en manos de la Justicia que involucran a funcionarios y decisiones de gobierno. Confiemos, pues, en que los jueces sepan estar a la altura de las circunstancias, preservando nuestro marco constitucional y, al cabo, la legalidad democrática.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.