www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica cultural

La risa: verdadera arma de defensa

lunes 29 de octubre de 2012, 19:21h
En el Museo Picasso de Málaga se ha abierto una de las exposiciones más esperada de España, El factor grotesco. 250 obras de más de 80 artistas, entre los que destacamos a Leonardo da Vinci, Goya, Dix y Klee. Hasta el 10 de febrero. Por Jacinta Cremades
¿Qué es lo grotesco? Para intentar definir este sentimiento cambiante en cada siglo, que nos persigue desde siempre, El Museo Picasso de Málaga ha reunido más de 250 obras de 80 artistas de todo el mundo y de todos los tiempos. Bajo el título El factor grotesco, esta muestra se considera una de las grandes exposiciones que presenta España durante este otoño e invierno. Con obras procedentes de The British Museum de Londres, el Museo Belvedere de Viena, el Museo del Louvre de París, el Museo Nacional del Prado de Madrid, The Museum of Modern Art de Nueva York, The Royal Collection de Londres y Victoria & Albert Museum de Londres.

Reunidos están Leonardo da Vinci, Goya, Bacon, Franz West, Louise Bourgeois, Otto Dix, James Ensor, Max Ernst, Solana, Victor Hugo, Paul Klee, Willem de Kooning, Roy Lichtenstein, René Magritte, Man Ray, Juan Muñoz, Meret Oppenheim, Pablo Picasso, Richard Prince, Juan Sánchez Cotán, etc., a través de los cuales se intenta analizar lo grotesco desde el punto de vista semántico y cultural, con obras literarias que acompañan las plásticas, las de Joyce, Valle Inclán, Kafka, por tan solo anotar algunos nombres.

La exposición se ha orientado en tres caminos diferentes: la que se define bajo ciertas formas de orientación. La que se asoma al abismo para ver que nada nos sostiene. La que combate con risas la propia necedad de lo humano. El primero tiene su origen desde las paredes pintadas de la Domus Áurea edificada por el emperador Nerón en el siglo I. Hay imágenes de seres híbridos, composiciones de arquitectura inverosímil. A partir de este hallazgo, las alusiones al estilo pompeyano se extienden progresivamente por toda Europa, por sus países y por sus siglos. El segundo nos descubre la falta de sentido al que llegó el ser humano en occidente y va desde Bruegel hasta los Simbolistas y los Dadaístas. Hasta que pasamos a la tercera, en la que al ser humano solo le queda una solución, reírse hasta morirse, la carcajada. El cine mudo es su culminación. Por supuesto en el siglo XXI asistimos a un renacer de esta forma de ver la vida y el arte es un claro reflejo de lo ridículo que nos parecen muchas situaciones sociales.

De las piezas expuestas podemos destacar los famosos Dos perfiles enfrentados (1485-90) de Leonardo da Vinci. También está La famosa Barbuda de Peñaranda, de Juan Sánchez Cotán (1590) o La reunión de treinta y cinco cabezas con expresión (1823-1828) de Hogard. La exposición también incluye una sección de imágenes en movimiento, con fragmentos de las películas que hicieron historia en este tipo de género: El botones (1918, Buster Keaton y Fatty Arbuckle), El jorobado de nuestra señora de París (1923, Wallace Worsley) y Bedlam (1946, Mark Robson), así como algunos metrajes de Georges Méliès. El factor grotesco se puede visitar hasta el 10 de febrero.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios