www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

conferencia del presidente de la omc

Sendín: "Esta crisis no debe llevarse por delante el SNS, el servicio público de mayor cohesión social"

martes 30 de octubre de 2012, 13:48h
El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodriguez Sendin, ha afirmado este martes y, tras señalar que “para salvaguardar el SNS, sobran diagnósticos y falta tratamiento y rehabilitación”, ha pedido la colaboración de todos los implicados para evitar que la crisis económica “se lleve por delante el SNS, el servicio público de mayor cohesión social que existe en España”.
El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodriguez Sendin, ha pronunciado este martes una conferencia en el Foro de la Nueva Sociedad en la que ha hecho un análisis de la situación por la que atraviesa el SNS y de cómo afectan los recortes a la calidad asistencial y al desempeño del trabajo de los profesionales. Al acto han asistido la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato; el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría; la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas; diputados y senadores del PSOE y PP, los consejeros de sanidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty y Castilla La Mancha, José Ignacio Echániz.

Rodriguez Sendin ha incidido en que el “SNS es un elemento indiscutible de cohesión social” por “la igualdad efectiva de oportunidades en el cuidado de la salud que ofrece a todos los ciudadanos que no tienen que tener previsiones económicas o disponer de ahorros para responder a costes extraordinarios de una enfermedad que no saben cual, ni cuando, ni a quién de la familia va a afectar”.

Tras poner en evidencia que muy pocas familias podrían afrontar el inmenso coste que supondría un tratamiento contra el cáncer, un trasplante o el mejor tratamiento para un enfermo crónico complejo, afirmó que “cualquier política que hoy erosione el servicio público de salud, nos traerá una sociedad más desigual, menos cohesionada, pero también más injusta, menos eficiente y menos saludable”.

"Ineficiencia del sector sanitario"
Según el presidente de la OMC, “el erario público está hoy exhausto y no puede ni podrá soportar en el futuro próximo el coste de las bolsas de ineficiencia del sector sanitario”, entre ellas la duplicación de pruebas diagnosticas por la falta de sistemas de información interoperables; la descoordinación en compras; el consumo excesivo de medicamentos, o la aplicación de tecnologías de las que no se tienen datos previos de evaluación sobre su eficacia y eficiencia.

“Nuestro SNS –afirmó- está sufriendo severas amenazas que lo ponen en peligro y, en consecuencia, los intereses de los que nos beneficiamos tanto ciudadanos como profesionales” y añadió que “las medidas y recortes que se están llevando a cabo, pueden ser necesarios, pero no pueden ser indiscriminados e ilimitados y se debe cuidar la forma de aplicarlos porque pueden minar el SNS desde dentro”.

Ofreció la colaboración de los profesionales en las reformas necesarias “para consolidar y preservar el legado sanitario que hemos construido entre todos” y reiteró la exigencia de un Pacto de Estado porque “en estos momentos –dijo- es más necesario que nunca garantizar a las nuevas generaciones el derecho universal a la salud que contempla nuestra Constitución y hacerlo desde el máximo consenso”.

Los recortes: "pobre solución"
Esbozó la realidad del SNS que, desde hace casi 3 años, está “sometido a continuos recortes indiscriminados que afectan a la calidad de las prestaciones y servicios y, por tanto, a los ciudadanos y también a los profesionales” y, después de señalar que a los políticos parece que les preocupa más “la suficiencia financiera inmediata que la sostenibilidad futura” dijo que “las políticas de ajuste basadas solamente en los recortes, pese a ofrecer cierto alivio inmediato a las haciendas públicas, son una pobre solución a medio-largo plazo porque no actúan sobre los factores subyacentes en el crecimiento del gasto, penalizan a los centros y a los profesionales más eficientes y generan malestar en los sanitarios”.

Para Juan José Rodríguez Sendin, “el camino elegido para reducir el gasto con reducciones lineales de plantillas hasta que cuadren las cuentas no parece eficiente” y aseguró que “no sólo generará costes en términos de salud de la población afectada, sino que se traducirá además en un mayor coste de la asistencia generada por listas de espera, más pruebas innecesarias y nuevos circuitos asistenciales”.

En opinión del presidente de la OMC, “además de establecer tiempos razonables y verosímiles de pago a proveedores y planes creíbles de cumplimiento de las deudas, se requieren medidas estructurales a largo plazo y cambios organizativos en el gobierno de la sanidad que preserven la viabilidad de un sistema público universal”.

“Para salvaguardar el SNS –aseguró-, sobran diagnósticos y falta tratamiento y rehabilitación” y abogó por disponer de “estadísticas de calidad como mecanismo alternativo al sistema de precios”, a pesar de la dificultad de medir resultados en términos de salud, así como una planificación de los recursos para conocer tanto la escasez como el exceso de médicos en una determinada área geográfica o de una determinada especialidad. “Hasta ahora –afirmó-, por extraño que parezca, se han adoptado decisiones prescindiendo de datos tan elementales como el número de médicos, por supuesto, del número de cada especialidad o, incluso, del total de médicos hospitalarios”.

Tras preguntarse cómo es posible que en esta era digital no haya un registro global de médicos en España o que, ante una prestación urgente, un médico no pueda acceder a la historia clínica del paciente, reiteró la necesidad de la interoperabilidad de los sistemas sanitarios y de “federar los sistemas de información clínica tanto públicos como privados, lo que permitiría una mejor atención al paciente, no duplicar pruebas diagnósticas, además del ahorro de tiempo y dinero”.

Desgranó las propuestas ofrecidas por la OMC, desde su “clara e irrenunciable justificación ética y social sobre la que se asienta la co-regulación de la profesión médica, su control y el mantenimiento de un sistema de gobernanza y garantía pública permanente contra las posibles desviaciones en el ejercicio profesional”. Entre las propuestas, está “garantizar la calidad asistencial, racionalizar las prestaciones, corresponsabilizarnos en el buen gobierno de las instituciones sanitarias y defender los valores que legitiman los servicios sanitarios públicos, con vocación de servicio y primacía de los principios éticos”.

Expresó la necesidad de ser autocríticos, evaluar la utilización de las tecnologías sanitarias porque “todo lo que no es necesario es despilfarro y, además, con frecuencia, constituye un riesgo para la salud” y establecer medidas para acotar las bolsas de ineficiencia y evitar que aumenten.

También se refirió a la sanidad privada y, en este tema, mostró su preocupación por la “privatización inducida que lleva a muchos ciudadanos a gastos sanitarios ante el deterioro del servicio público y la “externalización sistemática de la prestación o provisión de servicios”.

Recordó que “si los sólidos cimientos de la atención sanitaria pública que hoy son la atención primaria, el hospital general y las unidades de alta especialización, es imposible construir un sistema de excelencia” y añadió que “abandonar estos cimientos a su suerte o negarles instrumentos de gobierno y gestión, es una apuesta muy arriesgada”.

Para él, “la colaboración público-privada mantiene en España un equilibrio aceptable” y, tras referirse a las “políticas de inversión ensayadas con tanta improvisación como desmesura”, afirmó que “no debemos aceptar una sanidad dual, un sistema sanitario para pobres que derivaría rápidamente en un pobre sistema sanitario y otro para ricos”.

En su mensaje final, pidió a los médicos, enfermeras y demás profesionales sanitarios, como responsables de gestionar la salud de los ciudadanos, que para mantener la sostenibilidad del SNS, lo hagan “desde la racionalidad y la corresponsabilidad, retirando pruebas y tratamientos innecesarios o intervenciones que puedan sustituirse por otras menos costosas”
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios