www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Las cinco posibilidades del fin del mundo

domingo 11 de noviembre de 2012, 17:59h
Según los científicos, el mundo tiene los días contados. Bueno, los millones de años. Y como suele ocurrir entre los expertos, hay divergencias entre sus teorías.

La primera consiste en la vida del Sol. Tarde o temprano, y seguimos hablando de millones de años, nuestra estrella se acercará a la Tierra y estallará, lo que provocará que achicharre a nuestro planeta. Tiempo después, el Sol se convertirá en lo que se llama una estrella blanca; esto es, sin vida. En caso de que algún ser vivo sobreviva al fuego inicial, terminaría extinguiéndose por la glaciación total de la Tierra.

La segunda teoría augura, ya que el Universo se expande a millones de kilómetros de velocidad hacia nadie sabe dónde, que termine desintegrándose, con lo que desaparecería la gravedad y los sistemas, como el nuestro, se quedarían sin su estrella, sin el calor y la vida que nos proporciona el sol. El Universo se desperdigaría y las galaxias con sus estrellas y planetas vagarían por el infinito, perdiendo consistencia, por lo que todo desaparecería.

La siguiente teoría, contraria a la anterior, intuye que, esa velocidad de la expansión del Universo terminará frenándose y todos los elementos del Cosmos se apelotonarán y chocarán entre sí formando un diminuto conglomerado de materia: esto es, la contracción, por lo que los planetas y estrellas formarían un solo cuerpo reducido y volveríamos al inicio: al “big bang”, a ese Universo como el tamaño de una nuez, tal y como describió Hawking en su bellísima metáfora del inicio del Universo.

Otra posibilidad es que un gigantesco meteorito choque contra la Tierra sin que los científicos puedan impedirlo. Ya ha ocurrido varias veces a lo largo de la Historia de nuestro planeta, y en una de ellas, desaparecieron los dinosaurios y la mayoría de los seres vivos, pues el impacto de un pedrusco de miles de toneladas al chocar con nuestro planeta provocaría un estallido equivalente a la potencia de miles de bombas atómicas

Y la última teoría, y la más preocupante por próxima, sería que Zapatero abandonara su mansión de Somosaguas, que no la hamaca, y volviera a la política poniéndose de nuevo al frente del PSOE, dada la crisis por la que pasa el partido y, además, ganara unas elecciones. En ese caso, España se cuartearía definitivamente, el PSOE desaparecería, Europa se desquiciaría, la UE colapsaría y apoyaría, como ya se intuyó en sus largos 7 años de presidente, la toma del poder en el mundo por los venezolanos, los castristas, los chinos, los islamistas radicales con su arsenal atómico y todos esos países donde la democracia apenas es un espejismo y donde Occidente es el enemigo a destruir. Esta no es una teoría científica. Es una broma para la mayoría, aunque algunos de la “zeja” todavía sueñan con la vuelta del mesías de la progresía.

Esperemos que el Sol estalle, que un meteorito gigante choque contra la Tierra o que el Universo se expanda hasta el infinito o se contraiga. Al menos, nos quedarían unos miles de millones de años de existencia. Y, además, no tendríamos que aguantar más la sonrisita de Zapatero. Que casi es lo peor.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.