www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Entrevista a la biógrafa de la hija de Ortega y Gasset

María Luisa Maillard: "Soledad Ortega no era una mujer de figurar, prefería la eficacia"

jueves 29 de noviembre de 2012, 14:26h
Bajo la aenta mirada de una fotografía de Soledad Ortega, la periodista María Luisa Maillard atiende a EL IMPARCIAL poco antes de presentar su último libro biográfico sobre el alma mater de la Fundación Ortega y Gasset (hoy Fundación Ortega-Marañón). La vida y legado de la hija del gran filósofo y pensador español centran la amena conversación, en la que se destaca su trabajo de gestión al frente del legado de su padre y su lucha en defensa de la libertad y del reconocimiento de la mujer durante la época del franquismo.
Cuando uno escucha el apellido Ortega le viene la imagen del filósofo José Ortega y Gasset a la mente y quizás la figura de su hija es la gran desconocida. ¿Quién fue esta brillante mujer?
Soledad Ortega fue, de los hijos de Ortega, la que se dedicó fundamentalmente a preservar el legado de su padre. Desde su primer exilio en París, intentó poner orden en sus miles de papeles y, tras la muerte de este, se dedicó a clasificar una cantidad ingente de documentos, manuscritos y cartas que pacientemente organizó con vistas a hacer una fundación, para lo que tardó muchísimo tiempo.

La creación de la institución que hoy en día es la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón llevó muchos años porque la figura de Ortega estuvo relegada del panorama intelectual español muchos años, ya que se le achacaba el ser liberal pero al mismo tiempo haber escrito contra las masas. No era un personaje muy relevante ni importante en el mundo universitario español de los años 60, 70 y 80.

Pero Soledad Ortega es, además, una excelente escritora, aunque cuenta con pocas obras. Sin embargo, hay que destacar 'Imágenes de una vida', sobre su padre, y debemos reconocer que tiene una prosa remarcable.

También se dedicó a recopilar epistolarios, como el de Benito Pérez Galdós, el de Miguel de Unamuno y los de otros personajes relevantes, resucitó por tercera vez la Revista de Occidente y llevó a cabo una labor importantísima y muy desconocida durante el franquismo al formar parte, incluso como presidenta, de la Asociación de Mujeres Universitarias, lo que le sirvió durante veinte años para mantener abierto un foro de libertad en unos años muy difíciles de la dictadura.

En resumen, fue una mujer admirable con una vida difícil. El estallido de la Guerra Civil coincidió justamente con el final de sus estudios universitarios, lo que sumado a su condición familiar de liberal, le empujó al exilio. Tuvo que luchar para defender el nombre de su padre durante unos años en los que era prácticamente un proscrito. Además, bregó por la libertad de las mujeres teniendo en cuenta que no sólo tuvo tres hijos, sino que también cuidó de tres sobrinos huérfanos. Tuvo una vida que de verdad merece ser contada.

A la hora de hablar de Soledad Ortega, muchos la califican como uno de los grandes personajes intelectuales de la segunda mitad del siglo XX español, no tanto por su obra sino por haber facilitado y catalogado la de su padre. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?
Yo tanto como eso no diría. Fue una mujer que llevó a cabo una gran labor de gestora intelectual, de activismo social y político y de defensa de la mujer en un momento del franquismo en el que estábamos relegadas exclusivamente a ser esposas y madres. De alguna manera, sí que es una figura relevante, pero no por su labor intelectual.



Por lo prolífico de su trabajo, así como por su continua lucha por la libertad en general, y de la mujer en particular, nos encontramos con una mujer que en muchos sentidos se adelantó a su tiempo...
Sin duda. Ella es la heredera de las grandes pioneras de finales del siglo XIX como María de Maeztu, que era amiga de la familia. Vivió mucho el mundo institucional y el primer momento de liberación de la mujer, lo que le llevó a preservar ese espíritu en años posteriores durísimos, cuando estábamos privadas de todo tipo de derechos legales.

También logró preservar el aura liberal de su padre y del Instituto Libre de Enseñanza, porque una de las funciones de la Asociación de Mujeres Universitarias era volver a recuperar esas figuras de antes de la guerra que estaban proscritas. Quiso aportar de alguna manera al mundo cerrado que era la cultura franquista esa libertad de espíritu que ella había vivido en su familia y en su entorno.

¿Podría llegar a calificarse a Soledad Ortega como feminista al estilo de las suffragettes anglosajonas?
El feminismo ahora está muy diversificado, pero si algo de ello tenía Soledad era en lo que hoy en día se conoce como 'feminismo de la diferencia'. Desde luego, no era partidaria de mimetizar el mundo del varón.

¿Hasta qué punto le influyo la figura de su padre?
Le influyó menos que a sus hermanos por el hecho de ser mujer. Ella respetaba mucho a Ortega y Gasset y estaba muy de acuerdo con muchas de sus ideas de la razón vital, pero no así sobre la percepción que tenía su padre de la mujer, y lo expresó muchas veces. Tenía la libertad de enfrentarse a él, pero su peculiar personalidad y su condición femenina impidieron que esa sombra fuera pesada y oscureciera su presencia.

Soledad, en palabras de Pedro Sáinz Rodríguez, era de esas raras personas a las que no les gusta mucho figurar, sino que prefieren simplemente ser eficaces y hacer bien su trabajo. No tenía, digamos, aspiraciones por ser un personaje reconocido socialmente.

Uno de los legados más importantes que nos dejó Soledad Ortega fue precisamente la Fundación Ortega y Gasset. ¿Qué queda de ella y de su espíritu en la actual institución del siglo XXI?
Pues ojalá se mantenga durante mucho tiempo el impulso con el que Soledad la creó con la ayuda de su hijo Pepe Varela, que en ese momento estaba estudiando en Oxford.

Ella quería que la figura y el pensamiento de su padre sirviesen de acicate para elevar el nivel cultural de los españoles, y esa era, de alguna manera, su función primordial: ser un estímulo para el pensamiento.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.