www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Peña Nieto. Extravíos y desvaríos

sábado 01 de diciembre de 2012, 20:36h
Este 1 de diciembre de 2012 ha iniciado el sexenio de Enrique Peña Nieto. El sistema político sexenal mexicano iniciado de manera ininterrumpida desde 1934, prosigue estable y esta vez tiene tres novedades al inicio de un nuevo ciclo que concluirá en 2018.

Al tomar posesión de manera atropellada y en medio de protestas de muchos opositores que acusan a Peña Nieto, lo menos, de haber comprado votos para hacerse con el cargo, es la primera ocasión en que vemos a un gobernante no emanado de las filas del PRI que gobernó 71 años, es decir, a Felipe Calderón del PAN, entregarle el mando del gobierno mexicano a un priista. Al menos desde 1930 no sucedía. También es la primera vez que el Congreso decide que un presidente priista no se dirija a la nación desde su tribuna pronunciando su discurso de investidura, por así negociarse para dejarlo asumir el cargo sin aspavientos. Es una humillación al PRI y nadie se la quita.

Vivir para ver. Ya parece que en la época no tan lejana del autoritarismo priista, que como orejas de lobo ya asoma según sus detractores, el todopoderoso PRI iba a permitir que a su correligionario le impusieran condiciones tan humillantes, aunque equitativas por las veces que acalló oposiciones, situación que ha deslucido totalmente su investidura. Más allá de que fuera un acto de justicia histórica, es un recordatorio al PRI de vieja guardia que nunca asumió ni asume que México no era de su propiedad como pensaban, que México no es más el país que dejaron en 2000 a punta de votos. Hay pluralidad y sed de igualdad. La oposición de izquierda le advirtió que el día de la toma de posesión no sería un día de campo para Peña y se lo ha cumplido con creces.

En todo caso, ahora ya como presidente, Peña Nieto no podrá evadir más como viene haciéndolo, nuestros problemas puntuales; a mi juicio el del narco es el más apremiante y el que más obvia mirando hacia otro lado o dejando que sean sus allegados los que se pronuncien. Viene refiriéndolo solo con frases dispersas, asegurando solo que revaluará la estrategia de su combate o que dedicará tiempo a ponderar pros y contras y que no acepta la legalización de las drogas. Pero no más. Una estrategia concreta contra el narco que dispara y no quiere ceder no la sabemos y el tiempo corre y las responsabilidades ya apremian.

Otra cosa ha sido su gabinete. Para formar gobierno, era complicado encontrar en el PRI rostros y trayectorias que no fueran repulsivos por su pasado desempeño y que medianamente adecentaran sus siglas. Peña se quedó en el intento. Fue como la búsqueda de los justos para salvar a Sodoma y Gomorra. Hay más nombres impresentables relacionados con el viejo PRI que novedosos o rescatables. Lo cierto es el PRI no se renovó ni en formas ni en nombres durante 12 años y lo que vemos son las mismas caras del 2000 con más canas. Es lo que hay. Un repaso breve a la lista dada a conocer el 30 de noviembre de 2012 nos deja patidifusos: priistas impresentables desconocedores del ramo asignado (energía, educación) o metidos a relaciones exteriores sin antecedentes en lides diplomáticas o con un pipiolo a cargo de la empresa petrolera estatal; titular a quien le pesa más el apellido de padre y abuelo funcionario cercano al PRI que la trayectoria personal relacionada con el tema. Como dar a conducir un Lamborghini a quien no sabe conducir. Y si me apura, cuotas lógicas a aliados “ecologistas” y políticos renegados de la izquierda, enemiga acérrima dice, de todo lo que no puede tolerar como propio y menos del PRI, afirma. Difícil resulta saber las prioridades de este nuevo gobierno. Apenas son rescatables solo dos o tres nombres y las mujeres secretarias brillan por su escasez.

Sin mucho ánimo conocimos su discurso de toma de posesión. Espacios comunes, frases hechas. Invocando a la Revolución Mexicana (¡le fue necesario irse a 1910! Como buen priista) reconoció la alternancia que ha sucedido en todos los órdenes de gobierno, en que el PRI ha sido el mejor oponente a que suceda. Dijo que como presidente estaba obligado a cumplir y a hacer cumplir la ley, pero que escuchará a la sociedad. De momento, Peña no tiene mayoría en el Congreso, no tendrá más remedio que hacerlo, debiendo respetar la división de poderes y la diversidad social que nada tiene que ver con el discurso monocolor tan del gusto del PRI.

En ese discurso, Peña ofreció respetar la pluralidad y las libertades de la sociedad como dadivosa medida, cuando que no tendría remedio si de verdad se apega a la ley. Pero admite que es su obligación gobernar en democracia. Créame, que lo diga un priista ya es decir. Y ofreció una obviedad: un gobierno al servicio de todos los mexicanos para lograr la paz y trabajar con una estrategia para combatir la impunidad y “hacer que prevalezca la justicia y la paz…”. Como verá, del narco nada, ni una leve insinuación y solo pide extirpar “el encono y la discordia”. No nos dice ni cómo ni nada en concreto. Y expresó que México será actor mundial con “diplomacia moderna y renovadora”. No sabemos el alcance de esto pero lo averiguaremos. Unificar el derecho penal, de momento en 32 versiones y la militar y nacional, puede ser una medida de elemental sentido común más que meritoria. Y ofreció más apertura económica sin reparar en cómo logrará la mejor distribución de la riqueza. Ya lo sabemos: México es un país rico pero mal administrado. Y no será mejor solo con asistencialismos como lo propone.

No lo dejo con la duda amigo lector ¿algo positivo encontrado en el discurso de toma de posesión de Peña Nieto? Tendremos seis años para descubrirlo.

Hay que decirlo sin miramiento alguno: en 2012 el PRI ha recuperado la presidencia de México. Dicen quienes los han visto, que los priistas vienen algo rapaces. Y con lo que costó echarlos en 2000. Pero es lo que hay. Esta vez el PRI tiene la grandiosa oportunidad gobernar bien, sin autoritarismo, de forma responsable y transparente, con altura de miras, en pro de la Patria…o hacerlo como siempre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.