www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL REY, SÍMBOLO DE LA UNIDAD DE ESPAÑA

lunes 24 de diciembre de 2012, 21:25h
Superados algunos traspiés, el Rey se encuentra de nuevo en la cima de su popularidad. Su figura suscita un evidente respeto nacional e internacional. Su discurso de Navidad había despertado este año, como el pasado, especial expectación. No ha defraudado. Se expresó con claridad, habló con mesura y prudencia. No perdió el sentido de la realidad. Estuvo convincente y firme. Prefiere el diálogo, la concordia y la conciliación para resolver los grandes problemas nacionales. Afirmó expresamente que austeridad y crecimiento deben ser compatibles y que es necesario asegurar los derechos sociales. De forma discreta pero firme, defendió la unidad de España que él simboliza, frente a los despropósitos de algunos y las quimeras de otros.

En mi libro Don Juan, en el capítulo titulado Don Juan y su idea de la Monarquía, el hombre que combatió desde el exilio, durante cerca de cuarenta años, la dictadura de Franco en favor de una Monarquía parlamentaria que devolviera al pueblo español la soberanía nacional se-cuestrada por el Ejército vencedor de la guerra incivil, se resume el factor de ejemplaridad exigible a las familia reales. Como el Rey no ha sido elegido por los votos de una generación sino por la Historia, por el sufragio universal de los siglos, el pueblo tiene derecho a exigir de la Monarquía, según explicaba Don Juan, una especial ejemplaridad. Ejemplaridad concorde, claro es, con los usos y costumbres de cada época. Con motivo del matrimonio astillado de Carlos y Diana, empalidecidos los días de lujo y rosas, abrumado él por las heridas de la Historia todavía sin cicatrizar, encendidos en ella los ojos de cierva azul y engañada, las cenizas sexuales se derramaron sobre la Monarquía más firme del mundo y la tambalearon. Si el juez sentencia al duque de Palma, el daño que este deportista irresponsable habrá causado a la Monarquía resultará incalculable. A la Monarquía, al Rey, al Príncipe de Asturias y a la propia Infanta Cristina, que con sus cuatro idiomas, su título universitario y su máster en New York University, ha trabajado durante 17 años como simple em-pleada en La Caixa de Barcelona.

El Rey no quiso referirse a este asunto que está sub iúdice. Ya lo hizo cuando correspondía. Sus palabras, en todo caso, contribuirán sin duda a serenar los ánimos frente a una crisis económica que se está superando y frente a determinadas actitudes políticas que no conseguirán fracturar la unidad de España.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.