www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GONZÁLEZ Y EL DERECHO A LA HUELGA

jueves 27 de diciembre de 2012, 12:01h


Está claro que Ignacio González no está en contra del derecho a la huelga, consustancial a una democracia pluralista plena. Pero ante lo que está ocurriendo en Madrid ha denunciado con más valor que José Tomás el abuso que de ese derecho están haciendo los sindicatos.

Algunas de las huelgas producidas en la capital de España han sido laborales y están justificadas. Otras, tal vez la mayoría, son puramente políticas y responden a la estrategia sindical para erosionar al Gobierno de Rajoy y hacer inviable el esfuerzo que está instrumentando para reparar el desastre económico dejado por Zapatero, el amigo, por cierto, de Cándido Méndez que lleva cerca de 20 años pastoreando a UGT. Ignacio González es víctima directa de la maniobra política de los sindicatos y por eso ha arremetido contra ellos y ha pedido que el Congreso de los Diputados apruebe una ley de huelga que la regule, impidiendo que se convierta, como denunció Margaret Thatcher, en “el azote del pueblo”.

Ignacio González ha esgrimido cifras concretas del perjuicio que la catarata de las huelgas está produciendo en la ciudadanía: suspendidas en las últimas semanas 6.244 operaciones y 40.000 consultas. Aparte de la sangría económica que, en plena crisis, supone el aguacero huelguista, los madrileños se encuentran desatendidos en muy varias cuestiones capitales desde la sanidad a la educación. El efecto a plazo inmediato en algunas ocasiones y a medio en otras resulta alarmante a todos. A los sindicatos, no. Saben por experiencia que el voto popular termina por reaccionar ante el caos, en contra del Gobierno de turno. Por eso se multiplican para provocarlo. Mariano Rajoy tiene la obligación de atender lo que ha declarado Ignacio González y plantear con máxima seriedad y urgencia una nueva ley de huelga que se apruebe en el Congreso de los Diputados por la soberanía popular.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.