www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crítica y público, ¿de acuerdo?

Premios Goya 2013: Candidaturas VS tópicos

viernes 11 de enero de 2013, 19:17h
Blancanieves, El artista y la modelo, Lo imposible y Grupo 7 se disputarán el próximo 17 de febrero el Goya a la Mejor Película, el mayor galardón del cine español. Dos películas de autor y dos taquillazos comerciales. ¿Es cierto aquello de que público y crítica suelen mirar en direcciones opuestas?
Ya ha empezado la cuenta atrás. Desde ahora y hasta el próximo 17 de febrero, las películas nominadas a los Premios Goya disfrutan de su estatus de finalistas y, casi todas, vuelven a las salas para captar la atención de los espectadores más rezagados. No serán muchos. Las producciones que este año optan a hacerse con el Goya a la mejor película desmontan uno de los tópicos que más ha arañado las entrañas de la cinematografía española: el divorcio entre la crítica y el público.

No se puede negar que Lo Imposible, de Juan Antonio Bayona ha demostrado con creces que taquilla y sector crítico españoles no se tiran, por definición, los muebles a la cabeza. Lo demuestra 41,5 millones de veces, una por cada euro que la producción española del año ha conseguido recaudar en las salas según datos del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA).

La segunda película de Bayona, una apuesta por todo lo alto, ha conseguido otro hito en el cine español: que sus casi 42 millones de euros de recaudación superen holgadamente a los 30 millones de presupuesto de la producción –una cantidad, por cierto, que sobresale también de lo que acostumbran a gastar las producciones españolas, sólo superada por Ágora, de Alejandro Amenábar (50 millones) y por la animada Planet 51 (40 millones)-.



Menos sonado pero igualmente sobresaliente ha sido el montante conseguido en taquilla por Grupo 7. Con un presupuesto de 3,5 millones de euros, la propuesta de Alberto Rodríguez Librero ha conseguido la nada desdeñable cifra de 2,1 millones de euros. Parece que la Sevilla pre-Expo y los entresijos de la corrupción policial interesan tanto al público español como a los temidos y a veces tachados de ‘raritos’ críticos.

“No creo que la crítica vaya por un lado y la taquilla por otro”, asegura Pedro Pérez a El Imparcial. El presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE) tacha esta afirmación, quizá más popular de lo que debería, de “tópico” y arguye que los Goya, como los Oscar, a veces premian “películas pequeñas” y otras veces los “taquillazos” se llevan todos los reconocimientos.

Este año, el premio gordo de los Goya viene ‘fifty-fifty’. Si Lo Imposible y Grupo 7 responden al cine que se suele clasificar como más ‘comercial’, las otras dos candidatas, Blancanieves y El artista y la modelo, vienen con aquella etiqueta del cine ‘de autor’.

Las apuestas de Pablo Berger y del oscarizado Fernando Trueba, ambas en blanco y negro y con una estética cuidada al detalle, han convencido a muchos menos espectadores que sus dos contrincantes en la categoría. La versionadísima Blancanieves de Berger ha conseguido una recaudación de 808.470 euros mientras que la cinta de Trueba no ha alcanzado el medio millón (431.241 euros).

“Siempre estoy conforme con las nominaciones porque al final creo que la gente vota con mucho más sentido del que podamos pensar, pero desde luego este año creo que, mirando las películas nominadas, ya le gustaría a muchas cinematografías tener un abanico como este”, opina Pérez, quien define esta muestra finalista de toda la producción de un año como “variada” y “ejemplo de la riqueza de temas que hay en el cine español”.



Tópico 2: el ‘guerracivilismo’
Las lenguas más afiladas dieron, probablemente, un aplauso más sarcástico que sincero el pasado martes cuando se conocieron las candidaturas a la XXVI edición de los Premios Goya: nada de Guerra Civil. Por ningún lado.

Es cierto que la variedad de géneros y temas que interesan a los cineastas españoles se pone con cada vez más frecuencia de relieve. Sin embargo, cuando el periodo de 1936 a 1939 o los años de posguerra asoman en la sinopsis de un estreno español, el ‘San Benito’ de la cinematografía patria vuelve al sitio de donde parecía haber salido para siempre.

El aplastante triunfo de Pa Negre, de Agustí Villaronga, en los premios de 2011 reavivó el debate sobre si el cine de nuestro país recurre en exceso a la temática en torno a la Guerra Civil, una idea muy extendida entre cierto sector de los espectadores españoles. La nominación a mejor película de La voz dormida (Benito Zambrano) en la pasada edición arrancó más de un suspiro de cansancio.

“La manera de combatir los tópicos es, simplemente, con datos”, sugiere Pedro Pérez. El presidente de FAPAE los pone, pues, encima de la mesa: “En los últimos diez años se han producido en España 980 películas, de las que sólo 14 tocan el tema de la Guerra Civil. Un 1,4 por ciento de las películas españolas de la última década hablan del conflicto bélico. ¿Qué la gente dice que sólo se hacen películas sobre este tema? Lo dirá la gente”.

“Creo que cada uno puede hablar de lo que quiera en sus películas y la Guerra Civil me parece un tema muy legítimo, igual que en Estados Unidos se ha rodado sobre todas sus contiendas bélicas, pero decir que el cine español sólo habla de eso no deja de ser una desacreditación que no se corresponde con los datos”, reivindica Pérez.

El imparable Tadeo Jones
Ni Guerra Civil ni gresca entre público y crítica, Las aventuras de Tadeo Jones ha vuelto a poner de manifiesto que los estudios de animación españoles pueden jugar en primera división.



Nominada –y, con muchas posibilidades, ganadora- al Goya a la Mejor Película de Animación, la cinta dirigida por Enrique Gato puede competir en cifras de taquilla con las que vendrían a ser sus hermanas mayores, las nominadas al considerado máximo galardón como Mejor Película. Con un presupuesto de 5 millones de euros, que no es tampoco el más alto de las nominadas en su categoría –le gana O Apóstolo con 5,2 millones-, Las aventuras de Tadeo Jones ha conseguido una recaudación de 17.205.632 euros. Académicos y público vuelven a aplaudir en la misma dirección.

En el resto de animadas finalistas, El corazón del roble, O Apóstolo y The wish fish, la inversión gira entre los 1,7 y los 5,2 millones de euros mientras que la recaudación no supera los 56.000 euros en ninguno de los casos.

La cita es el próximo 17 de febrero en el Centro de Convenciones y Congresos Príncipe Felipe de Madrid. ¿Responderán los premios a los gustos de la crítica o a los del público? Según los datos, puede que a las dos cosas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios