www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La misteriosa tragedia de Pemex, la compañía más importante de México

Juan Federico Arriola
lunes 11 de febrero de 2013, 20:21h
La economía mexicana depende de su petróleo. PEMEX, la compañía paraestatal mexicana, que es la principal fuente tributaria del Estado mexicano, ha sufrido un "accidente" que todavía no es esclarecido satisfactoriamente por las autoridades mexicanas.

El pasado 31 de enero poco antes de las 16 horas, hubo una explosión en una de las torres de PEMEX en la Ciudad de México. El nùmero de muertos es más de 30 y de heridos más cien, de los cuales más de la mitad ya dejaron la asistencia médica al ser dados de alta. La explosión abarcó varios niveles. Al parecer el origen de la explosión fue en uno de los´sótanos y parte de los archivos fue totalmente destruido, lo cual ha generado muchas dudas en el ámbito político.

Las principales autoridades, incluido el presidente de la república, Enrique Peña, pidieron desde el principio no hacer ninguna especulación. Pero ante la falta de información precisa, se dan diversas teorías.

Si bien es dificil comprobar que haya sido un acto terrorista, no está claro qué sucedió. El director general de PEMEX, un joven totalmente inexperto en temas petroleros, ha reconocido hace algunos días que no se sabe qué pasó realmente, no obstante que expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México, han descartado que se haya tratado de la explosión de una bomba y por tanto que haya sido un acto terrorista. No hay reivindicación de ninguna banda criminal, pero eso no es suficiente.

México no es España. En España todo acto terrorista de ETA fue siempre reinvidicado por la banda criminal y cada gobierno de la era democrática española, informaba a la población lo acontecido al mismo tiempo que condenaba la acción delictiva de los etarras.

En México de manera muy desafortunada, las bandas de narcotraficantes, secuestradores y extorsionadores sí dan a conocer a través de mantas colgadas en lugares públicos sus acciones y demandas -generalmente con graves faltas de ortografía- y denuncian las contradicciones de las autoridades. Éstas, en diversas ocasiones han escondido información sobre hechos delictivos graves. De ahí la desconfianza de ciudadanos ante la información oficial, de éste y de los anteriores gobiernos.

El hecho mismo que aquella tarde del 31 de enero, estuviese toda la plana mayor del gobierno mexicano, después del desastre, excepto el director general de PEMEX, Emilio Lozoya que estaba en el lejano Oriente, supuestamente en una gira de trabajo, despertó la atención de los medios. No se trataba entonces de un simple accidente del que debía ocuparse el honorable cuerpo de bomberos de la capital mexicana. ¿Por qué los bomberos de la Ciudad de México trabajaron unas cuantas horas en el edificio dañado para ser sustituidos por mandos federales de manera definitiva?

PEMEX ha tenido diversos accidentes graves desde hace décadas,pero este en particular, ha llamado más la atención por sus consecuncias en la posible discusión de la reforma energética.

Si el gobierno de Peña no es capaz de vigilar bien las instalaciones de la compañía más importante de México, se demostrará la hipótesis que planteé el año pasado: que el regreso del PRI con un político inexperto y con problemas en su pasado personal y profesional, pondrá en riesgo la democracia mexicana, dañada por todos los partidos políticos por sus ambiciones desmedidas y por la errática actuacíón del Instituto Federal Electoral que trata de disculpar el exceso de gastos de campaña del PRI. Es una pena que una democracia tan cara como la mexicana no dé los resultados esperados: gobernabilidad con seguridad y respeto a los derechos humanos.

Juan Federico Arriola

Profesor de Derecho

Profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios