www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY: “TUVE QUE ATENDER NO LO QUE A MÍ ME CONVENÍA SINO LO QUE ESPAÑA NECESITABA”

miércoles 20 de febrero de 2013, 13:47h
El presidente del Gobierno habló de forma serena, tranquila, sin aspavientos. Dedicó lo sustancial de su discurso a dar cifras pasadas y presentes. Asumió la presidencia creyendo que el déficit público en 2011 estaba, según lo afirmado por Zapatero y Salgado, en el 6%. No era así. El déficit superaba el 9%, es decir un 50% más, esto es, 30.000 millones de euros adicionales. Explicó Mariano Rajoy que esa cifra le impidió cumplir con sus promesas electorales. Y pronunció la frase certera: “Tuve que cumplir mi deber como presidente y atender no lo que a mí me convenía sino lo que necesitaba España”.
Y la gran noticia: frente a todas las predicciones y todos los agoreros, el déficit del año 2012 está por debajo del 7%. Ese dato producirá una reacción internacional ampliamente favorable para España.
Se extendió Mariano Rajoy en la aportación del Gobierno a Comunidades Autónomas y Ayuntamientos para que pagaran a sus proveedores impidiendo la destrucción de varios millares de empresas. También subrayó la espectacular mejora de la balanza comercial, dogal que ahogaba a España, así como el equilibrio de la balanza de pagos.
Se refirió también, en este caso con cierta torpeza, al saneamiento del sistema financiero, porque los Bancos españoles han hecho una gestión sobresaliente y la crisis deriva de la gestión de muchas Cajas, administradas por políticos voraces y sindicalistas ineptos.
Para arreglar la “situación insufrible” del paro era necesaria la reforma laboral, que ha mejorado nuestra competitividad, y ahora lo que pretende el Gobierno es hacer circular el crédito y ayudar con dinero concreto y otras medidas a emprendedores, autónomos, pequeñas y medianas empresas.
Propugnó Rajoy la unión fiscal y la unión bancaria en Europa y subrayó que nuestros socios europeos han recuperado la confianza en España. No se extendió el presidente al referirse a la corrupción pero propugnó varias medidas para reducir los casos en España, aunque no hizo alusiones concretas. En mi opinión, esas medidas están bien pensadas, aunque me parezcan insuficientes. Cerró su intervención Rajoy afirmando que dentro del respeto a la Constitución se pueden propugnar las fórmulas en que cada uno crea. Pero, insistió en el marco constitucional. Era una crítica abierta a Oriol Junqueras y a su marioneta Arturo Mas sin citarles.
En resumen: un buen discurso de Mariano Rajoy, sólido y bien articulado. Alfredo Pérez Rubalcaba construyó de forma razonable su intervención de réplica, pero con un fallo de base: el peso abrumador del septenato zapatético. El actual líder del PSOE lo tiene muy difícil. Deberán pasar unos años para que se difumine el desastre de la gestión de Zapatero. El presidente del Gobierno estuvo especialmente brillante en la réplica y barrió materialmente al líder de la oposición. La dúplica de Rubalcaba y la de Rajoy estuvieron más equilibradas pero el resultado global fue una victoria considerablemente rotunda del presidente del Gobierno sobre el líder de la oposición.
Capítulo aparte para Durán Lleida. Dio como siempre una lección de maestría parlamentaria y abordó incluso el tremendo problema de la secesión de Cataluña con cierta mesura. En su turno, a ratos versallesco, Mariano Rajoy reafirmó la obligación de cumplir con la Constitución para cualquier iniciativa política.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.