www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica política

¿Vale el jurado popular para algo?

viernes 22 de marzo de 2013, 01:03h
Analistas políticos consultados por este diario destacan que la decisión del Supremo pone en cuestión la figura del jurado popular y se preguntan si “vale para algo”. La Sala Segunda del alto Tribunal revisará el próximo 9 de abril a puerta cerrada la absolución de Camps y del ex secretario general del PP en la Comunidad valenciana Ricardo Costa.
La paradoja de esta cuestión es que quien fueran los grandes defensores de la figura del jurado popular, y siguen siéndolo, los socialistas, como ejemplo de democracia y representación de la ciudadanía en la administración de la Justicia, hayan sido quienes hayan recurrido una decisión de esta “institución” que tanto defienden.

Todo por una decisión de un jurado popular que absolvió a Camps y Costa de los presuntos delitos de cohecho impropio en el caso de trajes que ambos supuestamente recibieron de la trama “Gürtel”. La explicación de los socialistas valencianos al presentar el recurso contra decisión, que hubo una manifiesta contradicción entre los hechos declarados probados por parte de los miembros del jurado y la sentencia final, que por cierto no fue recurrida por la Fiscalía.

En el fondo, lo que subyace, señalan las mismas fuentes, es la falta de confianza de quienes apoyaron y propiciaron el jurado popular cuando éste se tiene que pronunciar sobre cuestiones políticas. Si ya es difícil entender que una figura muy establecida en el derecho anglosajón se haya incorporado a nuestra legislación, y más cuando una gran parte de la población la rechaza, es todavía más complicado comprender que sus principales defensores recurran una decisión que no les gusta.

Al final, señalan los analistas consultados, “diga lo que diga el jurado, y más en este caso político como es el de Camps y Costa, serán jueces profesionales los que tengan la última decisión y la última palabra, y la decisión que tomaron el 25 de enero de 2012 seis hombres y tres mujeres puede valer para nada”.

Y dicho esto, sigue el culebrón interno en el PSOE, con su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, puesto en cuestión por varios miembros del partido. Sin embargo, el líder socialista ha asegurado tras la reunión de la Ejecutiva Federal que “mi contrato es para cuatro años para cambiar el PSOE. Acostumbro a cumplir mi contrato y voy a cumplir mi contrato”.

¿Qué ha querido decir Rubalcaba con esto? Muy claro, según señalan las fuentes consultadas. Que no se va “a rendir, achantar o claudicar ante los movimientos internos que ponen en cuestión su liderazgo al frente del partido”, que han arreciado tras lo ocurrido en Ponferrada o el desafío lanzado por los socialistas catalanes al ponerse del lado de celebrar una consulta independentista en esa comunidad.

Aunque eso sí, destacan los mismos medios, el secretario general de los socialistas ha dado una muestra de debilidad, al dejar el día del partido a su número dos, Elena Valenciano, con el argumento de que se centrará en su función de líder de la oposición e incrementará su agenda social e internacional.
¿Síntoma de debilidad interna? Más que posible, reconocen los analistas consultados, “porque parece que Rubalcaba haya querido quitarse el marrón interno del partido, dejándoselo a Valenciano, después del fiasco del secretario de Organización, Oscar López, en el caso de Ponferrada, para adoptar una figura de ´hombre de estado alejado del día a día del partido”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.